jueves, 11 de agosto

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Sociedad

Aumentan un 30% las enfermedades profesionales en Castilla-La Mancha

El secretario de Organización y Salud Laboral del sindicato en la región, Javier Flores, considera una prioridad la actualización del Listado de Enfermedades Profesionales y una mejora en el sistema de notificación y registro que permitan hacer aflorar todas las enfermedades profesionales ocultas.

Imprimir noticia

UGT Castilla-La Mancha considera prioritario la actualización del Listado de Enfermedades Profesionales y una mejora en el sistema de notificación y registro que permitan hacer aflorar todas las enfermedades profesionales ocultas y acabar de esta manera con la importante infradeclaración que existe actualmente. Así lo pone de manifiesto después de analizar las estadísticas publicadas por el Observatorio de las Contingencias Profesionales de la Seguridad Social, donde se da cuenta de que, en el primer semestre de 2022, en la región tan solo se declararon 317 enfermedades profesionales, 177 de las cuales causaron baja del trabajador.

Comparando estas cifras con las del mismo periodo de 2021, en Castilla-La Mancha se ha producido un aumento del 30% de las enfermedades declaradas. De enero a junio del año pasado se comunicaron 242 enfermedades profesionales.

El secretario de Organización y Salud Laboral de UGT Castilla-La Mancha, Javier Flores, afirma que “es un hecho que muchas de las actuales enfermedades relacionadas con el trabajo tienen un origen multicausal y no exclusivo del trabajo, como es el caso de los cánceres y las enfermedades cardiovasculares. Debido a esto, muchas que tienen un origen laboral no son consideradas como tales”. Un claro ejemplo –añadía- es la ausencia de patologías relacionadas con los riesgos psicosociales.

Javier Flores también destaca que solo se hayan reconocido en la región una enfermedad profesional causada por agentes cancerígenos (43 en el conjunto de España), lo que contrasta fuertemente con las estimaciones de la OMS donde se indica que ya solo las enfermedades relacionadas con el amianto causan la muerte, al menos, de 107.000 personas cada año en el mundo. De hecho y según estimaciones realizadas por el sindicato relativas a 2020, de los 12.193 nuevos casos de cáncer detectados en Castilla-La Mancha, aproximadamente 650 tuvieron su origen en el puesto de trabajo.

Toledo, a la cabeza en enfermedades profesionales

Los datos del Observatorio de las Contingencias Profesionales ponen a Toledo a la cabeza en cuanto a enfermedades profesionales, con mucha diferencia –además- sobre el resto de provincias. En el primer semestre de 2022 en Toledo se registraron 132, seguida de Albacete (58), Ciudad Real (51), Cuenca (43) y Guadalajara (33).

De los 40 a los 44 años es la franja de edad en la que se ha declarado un mayor número de enfermedades profesionales (61). También se ha registrado un mayor número de enfermedades profesionales entre hombres (186) que entre mujeres (131). Ante estos datos hay que tener en cuenta la menor presencia de mujeres en el mercado laboral.

Analizando la declaración por grupo de enfermedad, resaltar la enorme incidencia de las enfermedades profesionales causadas por agente físicos, representando el 73% del total. En este grupo se incluyen aquellas patologías relacionadas con los trastornos musculo esqueléticos.

Respecto a la declaración de enfermedades profesionales en relación con las actividades económicas, mencionar que, en Castilla-La Mancha, donde más bajas se han producido por enfermedad profesional ha sido en industria manufacturera, con un total de 85 partes comunicados.

526 partes por patologías no traumáticas

Durante el primer semestre de 2022 en Castilla-La Mancha se han comunicado 526 partes de patologías no traumáticas. Por provincias, la mayoría (503) tuvieron lugar en la provincia de Toledo. Albacete registró 8, Ciudad Real, 3; Cuenca, 6; y Guadalajara, 6. Muchas de estas patologías no traumáticas las sufrieron las mujeres castellano-manchegas, un total de 398, frente a 128 hombres.