lunes, 27 de junio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Sociedad

Ciudad Real celebra una jornada de análisis y estudio sobre los retos de acogida en el ámbito de las personas refugiadas

Imprimir noticia

Durante el día de hoy se ha celebrado la jornada “Retos de acogida en el ámbito local, en el Museo del Quijote, enmarcada dentro de las actividades que se están llevan a cabo en conmemoración del Día Mundial de las Personas Refugiadas. Entre las ponencias que se han debatido, se han incluido temas como la “Inclusión efectiva de refugiados, enfoques participativos a nivel local”, a cargo de María Zabala; o ‘Atención a personas solicitantes de asilo y refugio desde la Administración Local’, con la técnica de Servicio de Atención al Inmigrante, Pilar Sánchez. También distintas mesas de debate: ‘Mesa de empleo’, ‘Mesa Vivienda’ y ‘Mesa Salud Mental’, todas ellas conducidas por representantes de Movimiento por la Paz, Cepaim y Cruz Roja.

La alcaldesa de Ciudad Real, Eva María Masías, ha destacado la importancia de este evento “para sacar conclusiones y seguir avanzando en las políticas reales de inclusión, porque sabemos lo fundamental que es la acogida para las personas refugiadas, la ayuda y la colaboración que debemos prestar desde las entidades, con políticas efectivas y reales”.

Por otra parte, la concejala de Acción Social ha recalcado la idea de que “en estas jornadas se va a analizar como se atiende a estas personas desde los municipios y los principales problemas que se encuentra una persona refugiada cuando llega a una ciudad, en cuanto a empleo, vivienda o también se va a abordar el aspecto de salud mental”.

Manuel Lorenzo, responsable de la delegación en Ciudad Real de Movimiento por la Paz, ha reivindicado “las políticas que se llevan a cabo en los municipios, porque, aunque el tema político de asilo es competencia a nivel nacional, el día a día de las personas refugiadas se desenvuelve en los municipios, tanto a nivel educativo, como cultural, como sanitario y es necesario analizar estos procesos para mejorar y que tengan una vida normal como cualquier ciudadano”. Hablamos de “365 personas acogidas en Ciudad Real por las cuatro entidades y hay que seguir trabajando con una intervención multidisciplinar, tanto a nivel socio educativo, como de aprendizaje de idiomas, atención jurídica o psicológica”.

Ignacio Gómez, coordinador de Cepaim en Ciudad Real, ha subrayado la importancia de la “labor que se hace desde la mesa de apoyo a las personas refugiadas, con numerosos mecanismos de atención integral con recursos del Ayuntamiento, el Gobierno regional o estatales”. Sobre los tiempos en el sistema de acogida, detallaba que “normalmente el itinerario dura en torno a 12 meses, salvo en casos de extrema vulnerabilidad, que puede mantenerse hasta 18 meses”.

Desde Cruz Roja Ciudad Real, Rosario Lafuente, explicaba que en su organización han atendido “a 600 personas desde que se puso en marcha el proyecto en marzo de 2016; trabajando desde una actuación multidisciplinar, no solamente de la primera acogida, ya que lo que pretendemos es que se integren en la sociedad y que tenga sus medios propios, a través de su propio empleo”. Destacaba la atención que hacen “a colectivos vulnerables como mujeres embarazadas, personas que sufren violencia de género o el tema de trata, porque se trata de darle sentido a la integración y al aspecto humanitario”. Finalizaba explicando que en Ciudad Real con la última crisis han llegado 168 personas a la provincia “aunque la primera acogida se desarrolla en la capital”.

María Zabala, en representación de ACNUR, comentaba que “recientemente el informe anual sobre las cifras de refugiados en el mundo demuestra que se ha batido un triste récord, llegando a los 100 millones de personas desplazadas forzosamente en el mundo”. Desde la Asociación se ofrece una herramienta online que “permitirá a las autoridades y profesionales del ámbito local el desarrollo de políticas inclusivas, gracias a un manual que gira en torno a temas claves para diseñar estas políticas y que pone el acento en la participación de las propias personas refugiadas en el diseño e implementación de esas políticas, identificando las necesidades específicas”.