sábado, 21 de mayo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Seguridad-Defensa

Pablo Iglesias parece el mayor aliado de Putin en España

El exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en un articulo y en sus redes sociales asegura que alguien le diga a Pedro Sánchez el gran error que representaría que España se comprometiera con entusiasmo en acciones militares contra Rusia.

Imprimir noticia

P.M.M.C. experto en seguridad y defensa.- Una vez más Pablo Iglesias le hace ojitos a Valdímir Putin, y critica las decisiones estratégicas de España a través del ministerio de Defensa, incluso se atreven a poner en cuestión, sembrando dudas sobre las actuaciones de la OTAN, y toda la diplomacia que trabaja para defender los derechos humanos, la paz, la democracia y hasta los derechos del colectivo LGTBI, que en Rusia brillan por su usencia.

Esto mismo publicaba Iglesias en su perfil de Facebook: La Guerra Fría cada vez está más lejos en el tiempo, pero, de vez en cuando, sus gélidas temperaturas vuelven como un recuerdo vivo que casi quema. Está pasando con la crisis de Ucrania. Nadie sabe qué ocurrirá si la OTAN mantiene su intención de acercarse a Moscú y los rusos hacen en el Donbass lo mismo que hicieron con Crimea, y ello produce vértigo. La ministra Robles ofreciendo a la patrulla Águila para meter miedo a los rusos desde Bulgaria es ya lo que nos faltaba. España, con su potencial estratégico en energías renovables y con un gaseoducto que nos comunica con Argelia, no es un país cualquiera en lo que se refiere a esta crisis. Por eso quizá no haya sido muy inteligente poner el foco mediático en los cazas y en una fragata que lleva el nombre, nada menos, que del mutilado guipuzcoano (no había batalla en la que no perdiera algún miembro) Blas de Lezo. Mal presagio.

La ministra de Defensa, Margarita Robles aseguraba hace unos días que Rusia "no puede decirle a ningún país lo que tiene que hacer". Robles hablaba de la posibilidad de un próximo despliegue aéreo en Bulgaria en el que España también podría tener participación. "La posición de España, como de la OTAN en su conjunto, es que la respuesta sea diplomática y haya una desescalada".

El principio de defensa colectiva es la piedra angular del tratado fundacional de la OTAN. Sigue siendo el principio único y permanente que une a sus miembros y establece un espíritu de solidaridad dentro de la Alianza.

Este principio está consagrado en el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, que estipula que un ataque contra uno de los Aliados se considerará un ataque contra todos los aliados.

Estados Unidos como la OTAN han insistido en que Ucrania no es un Estado miembro y han evitado mencionar una posible respuesta militar. ¿Serán grandes sanciones económicas la respuesta si se diese esa invasión rusa?. Y siempre garantizando los países vecinos, porque en caso de que los rusos obligaran a la intervención militar y explotara una guerra en Ucrania, los países bálticos están en primeras línea, al igual que Rumanía y Turquía, y por lo tanto la OTAN esta obligada a proteger a sus miembros, incluso sin ayudar a Ucrania, ni tan siquiera con armamento defensivo, porque esto esta reservado a los países a nivel bilateral.  

“No a la guerra” otra vez.

Este argumento es una estupidez. Fundamentalmente porque no estamos en guerra, y porque en las declaraciones de la ministra Robles, sobre el envío del buque español al Mar Negro es simplemente un acto simbólico de un buen aliado, en geoestrategia estamos en un momento de acción-reacción, precisamente porque no estamos en guerra.

El exvicepresidente Pablo Iglesias, que se ha convertido en el jarrón chino de Podemos, y tiene pinta de aburrirse mucho, dice que “Rusia con la amenaza de invadir Ucrania, únicamente defiende su seguridad y sus áreas de influencia como todos”, esta explicación de Iglesias es poco objetiva ya que cuando se trata de defender las fronteras de España entonces lo tilda de acto racista y poco humanitario.

Como conclusión final el propio Iglesias y la formación morada, que están dentro del Gobierno de España, avisan a Sánchez de que no permitirán mano dura contra Rusia, y advierte que una respuesta militar rompería el bloque de investidura. Podemos recupera un discurso anti-OTAN y evitan condenar la ofensiva de Putin, de esta forma mantienen distancia de una izquierda de Estado y centrada, convirtiéndose en los radicales que siempre han sido, toda una estrategia para tensar el termómetro electoral, ya que le da a la baja. Esta izquierda mal entendida de Podemos emergen bajo sus profundidades para convertirse en los aliados de Putin, o lo mismo siempre han estado en ese punto; el punto de no retorno para desestabilizar a España.