domingo, 7 de marzo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Sociedad

El Congreso ha acogido un acto con motivo del 40 aniversario del 23 de febrero de 1981

Imprimir noticia

El Congreso de los Diputados ha organizado un acto con motivo del 40 aniversario del 23 de febrero de 1981, presidido por Su Majestad el Rey, Felipe VI, y que ha tenido lugar a partir de las 13,00 horas en el Salón de Pasos Perdidos. 

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha recibido a S.M. el Rey en la Carrera de San Jerónimo junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la presidenta del Senado, Pilar Llop; el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y el presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes. 

S.M. el Rey, acompañado de los representantes de las altas instituciones del Estado, ha accedido al Palacio por la Puerta de los Leones y se ha dirigido al Escritorio del Reloj para saludar a los invitados: los ponentes de la Constitución, los vicepresidentes del Gobierno, el líder del partido mayoritario de la oposición, los miembros de la Mesa del Congreso de los Diputados y portavoces de los grupos parlamentarios.

Una vez en el Salón de Pasos Perdidos, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, abrió el acto y, tras su intervención, tomó la palabra S.M. el Rey.

En su intervención, la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, destacó cómo el 23 de febrero de 1981 "la sociedad española y los poderes democráticos utilizaron su legitimidad y los instrumentos que la Constitución les confiere para derrotar el intento de golpe de estado y proteger los derechos de los ciudadanos y la convivencia libre y plural propia de nuestro sistema político".

Cuatro décadas después, continuó la presidenta de la Cámara Baja, se conmemora "el ininterrumpido compromiso con la democracia de la sociedad española, de la prensa y los medios de comunicación, a través de los cuales los españoles de aquel momento siguieron los acontecimientos". Además, recordó Batet, "la democracia española seguirá acreditando su fuerza y su capacidad siempre que, junto con sus ciudadanos, sus instituciones sigamos el ejemplo de unión, valor y acción que nos brinda la respuesta que se dio hace 40 años". 

Finalmente, la presidenta del Congreso de los Diputados reafirmó "la capacidad de las instituciones democráticas para ejercer sus funciones con decisión, de modo integrador e incluyente" y recordó que "no hay democracia sin instituciones, no hay instituciones sin política, ni política sin respeto y confianza". 

Por su parte, Su Majestad el Rey inició su discurso expresando que "millones de españoles, incluso de mi generación, tienen - tenemos - aquella noche grabada en la memoria, y sobre todo el recuerdo de cómo, desde la angustia y la preocupación sobre lo que podía suceder, sintieron la tranquilidad de ver cómo la libertad y el orden constitucional prevalecían; de comprobar cómo se confirmaba y aseguraba el nuevo periodo de nuestra historia que años antes habían decidido abrir libremente los españoles". 

Además, el Jefe del Estado, afirmó que "el rechazo institucional y ciudadano a la ruptura de nuestro marco de convivencia fue decisivo para detener y vencer aquel golpe de Estado. Igualmente, la honda convicción democrática de los parlamentarios y miembros del Gobierno, que durante aquellas largas horas fueron retenidos aquí en esta Cámara, confirmó el sentir de los ciudadanos a los que representaban y a los que servían". La democracia, prosiguió S.M. el Rey, "a través de sus instituciones representativas, debe saber afrontar siempre, con espíritu constructivo y sin perder sus fundamentos, los nuevos retos que la sociedad tiene ante sí".

"Y hoy es una ocasión muy oportuna para reconocer y ensalzar la plena vigencia y fortaleza de sus valores y principios; y para reafirmar y renovar el compromiso de todas las instituciones del Estado con nuestro sistema democrático de derechos y libertades", concluyó Su Majestad el Rey.