jueves, 21 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

La aptitud de todos los partidos nos quitan las ganas de votar

Por Isidro Villamayor Fernández. Ex-alcalde de Villahermosa por el PSOE

Imprimir noticia

Yo, que tenía la política como una pasión, la vivía, la amaba, me sentía en mi hábitat, ahora no veo noticias ni programas con contenido político en la tele, solo, un repaso por encima a la prensa digital y hemos terminado ¿y cual es la causa? Se puede preguntar la gente, muy sencillo, en este país ya no se hace política, se acosa y persigue al adversario político. 

De un tiempo a esta parte, sobre todo en los partidos de derechas el nivel de los políticos deja mucho que desear.  

VOX solo se preocupa de atacar a la izquierda, se llame como se llame y venga de donde venga, para ellos, la única política útil en este país es la que, hacia Franco, y ni se han escondido, ni se esconden, es lo único que me gusta de la extrema derecha de este país, que van de frente, aunque sea con el único objetivo de hacer daño a quien peor lo está pasando. 

Ciudadanos ¿Qué decir de un partido que nació en Cataluña para luchar contra el independentismo y se pasó a la política nacional para luchar contra la izquierda e intentar quitarle el espacio que ocupa al PP? este partido ya demostró lo que era y lo que quería cuando no se ruborizo para pactar con el PP y VOX en Andalucía, Madrid, Castilla León y Murcia, dejando fuera al partido que había ganado las elecciones en las tres comunidades. Aunque se el preferido para pactar por algunos barones del PSOE, algo que a mi personalmente no me gustaría. 

Y el PP ¿Qué decir de la derecha extrema de este país? Un partido que a estado gobernando este país, que reamente es cuando se encuentran a gusto, primero: porque cada vez que han estado han dejado su sello neoliberal, destruyendo la sanidad, la educación, servicios sociales, etc. A la vez que han saqueado a España con sus numerosos casos de corrupción, Y segundo: ellos lo llevan en sus genes y se creen con el derecho de ser ellos los que siempre estén en el gobierno, se creen que debe ser así por mandato divino. 

Los dirigentes del PP siempre han dejado mucho que desear, con Rajoy nos creíamos que ya se había tocado fondo, pero nos faltaba por conocer lo que tenemos ahora, sobre todo Isabel Díaz Ayuso en Madrid y Pablo Casado. Este ultimo no a asumido haber perdido las elecciones dos veces frente a Pedro Sánchez, de hecho, al igual que piensa Abascal, el piensa que es un gobierno ilegal. 

La pandemia a dejado al descubierto todas las deficiencias de los dirigentes de los tres partidos, el de extrema derecha, el de derecha extrema y el de derechas, pero lo mas sorprendente es lo del PP, un partido que debería estar arrimando el hombro con visión de estado, pero no, el prefiere utilizar la pandemia para atacar al estado y desgastarlo, y así de esa forma conseguir lo que pretende y que después diré lo que es. 

Para Casado, el estado de alarma no podía continuar porque era una dictadura y debía dejar la gestión a las comunidades autónomas, después, con la segunda ola, también lo hace mal el gobierno porque le deja la gestión a las comunidades autónomas cuando es competencia del gobierno, de hecho, culpa al gobierno central de la mala gestión en residencias y en la sanidad, no quiere entender que es competencia de los gobiernos regionales. Así una detrás de otra, incluso denunciando al gobierno en Europa para que a España no lleguen las ayudas europeas. 

Y ahora por ultimo las vacunas, quien esta gestionando todo con la Unión Europea es el gobierno, como debe ser, pero esta gente denuncia que se quiere hacer propaganda de la vacuna porque las cajas donde llegan llevan el escudo de España, pero ellos utilizan la bandera hasta en los calzoncillos, felicitan a la Unión Europea por la gestión, dicen que el reparto no es equitativo, como si aquí se estuviese haciendo lo que quiere el ministro de sanidad, cuando la estrategia fue acordada primero en la UE y después con las autonomías. 

Por mucho que los conservadores se esfuercen en intentar separar a la Unión Europea y a las comunidades autónomas –ellos gobiernan en la Comunidad de Madrid, Andalucía, Castilla y León y en la Región de Murcia– de la gestión del Gobierno central, en este punto concreto de la gestión de la pandemia, el de las vacunas, todas estas instituciones integran un engranaje. A saber: a España le llegan unas dosis determinadas acordadas en el seno de la Comisión Europea porque estamos hablando de un acuerdo formal de compra a Pfizer-BioNTech y, a su vez, los criterios de reparto han salido del Consejo Interterritorial de Salud, en el que está presente el Gobierno central a través del Ministerio de Sanidad y todas las comunidades autónomas

¿Y que pretenden con eso? pues muy sencillo, lo que está pasando, que la gente se hastíe de política y se le quiten las ganas de votar, como es lógico, y ellos lo saben, la abstención mayoritariamente es de izquierdas, de esa forma tienen mucho más fácil ganar las elecciones que no podrían ganar en condiciones normales. 

Yo, por primera vez en mi vida no tengo seguro de si iría a votar en caso de que ahora hubiese elecciones. Lo único que tengo seguro es que si votase lo haría por un partido de izquierdas, porque por la fuerza política que lo haría tampoco lo tengo claro. Eso es lo que esta consiguiendo la extrema derecha, la derecha extrema, la derecha y la izquierda, unos por su falta de responsabilidad, sobre todo en una situación como la que estamos pasando, mucho patriotismo de bandera, pero pocas ganas de hacer cosas por los españoles. Y los otros por la falta de criterio en ocasiones, entre el presidente del gobierno y el de algunas comunidades autónomas, falta de entendimiento entre ministros en ocasiones, y por la falta de valentía en algunas decisiones como por ejemplo la subida del SMI, si no se puede subir, aquí nadie debería poder subirse el sueldo, por la prorroga durante solo un año la clausula de salvaguarda de las pensiones, etc. Solo nos faltaría que, por incumplimiento, los sindicatos movilizasen a los trabajadores.