domingo, 27 de septiembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

"Me da mucha satisfacción que esta canción sirva para paliar la desgracia y sufrimiento de la gente" Manuel de la Calva

Dúo dinámico, icono de resistencia

Por Fermín Gassol Peco

Imprimir noticia

Fermín Gassol Peco.- De ellos fue mi primer disco; lo recuerdo como si fuera ayer aunque han pasado cincuenta y seis años. Manolo y Ramón, un dúo olvidado en el rincón de la memoria musical y se ha visto rescatado como esos parajes que cobran vida y actualidad al ser atravesados por la autovía de los acontecimientos. Un dúo que formó parte de tantos guateques de nuestra adolescencia, bailando al ritmo del vinilo en aquellos tocadiscos que sonaban con ese ruidillo de fondo provocado al girar la aguja en el microsurco.

Con nostalgia y curiosidad he indagado en la historia de este verdadero icono en la música de los años sesenta y setenta, que tras un paréntesis como cantantes (que no como productores, promotores y compositores entre otros de José VélezRosa LeónÁngela Carrasco, Massiel, Los Chunguitos y Julio Iglesias), volvieron a los escenarios con cierto éxito, aunque lejos ya del conseguido en su primera y fructífera etapa.

En aquél primer disco, luego me fui haciendo con más, había una preciosa canción, “Balada Gitana”, que al oirla me recordaba a una chavalilla que bailaba como los ángeles en el “Sacromonte granadino. “Noche de Moscú”, “Quince años”, “Perdóname”, “Quisiera ser”, “Lo nuestro terminó”, “Somos jóvenes” “¡Oh, Carol!” “El final del verano”...y otras muchas que formaban parte de los treinta y seis discos “singles” editados en esa su primera época musical. Por cierto que en al final de estos años, no recuerdo exactamente cual, actuaron durante las ferias y fiestas de Ciudad Real en la llamada Pista Municipal con un aforo que resultó insuficiente.

Como ante dije, tras un prolongado paréntesis como cantantes, en mil novecientos ochenta y seis iniciaron una segunda etapa que aún no se ha cerrado al menos en teoría a pesar de sus venerables y octogenarias edades, todo un icono de resistencia musical y vital.

Una resistencia que se plasmaría ya a final de esa década en la canción “Resistiré” constituyendo uno de los éxitos más sonoros, formando parte de la banda sonora en la película “¡Átame!”. Una canción que de manera espontánea se ha convertido en un himno para este tiempo de alarma social. Manolo y Ramón sesenta años después, siguen resistiendo el paso del tiempo; todo un ejemplo significativo para convertir a su canción “Resistiré” en una auténtica parábola sobre el coraje y fortaleza humana.

“Cuando pierda todas las partidas, cuando duerma con la soledad, cuando se me cierren las salidas y la noche no me deje en paz. Cuando sienta miedo del silencio, cuando cueste mantenerme en pie, cuando se rebelen los recuerdos y me pongan contra la pared, resistiré erguido frente a todo, me volveré de hierro para endurecer la piel y aunque los vientos de la vida soplen fuerte soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. Resistiré, para seguir viviendo, soportaré los golpes y jamás me rendiré y aunque los sueños se me rompan en pedazos, Resistiré, resistiré”…

Más oportuna, imposible