viernes, 4 de diciembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

Clausuras domésticas

Fermín Gassol Peco

Imprimir noticia

¿Mamá, porque no podemos salir de casa si no estamos malas? Preguntaba una niña a su madre llevada de su lógico razonamiento,… porque la enfermedad  está ahí fuera, contestó la madre; la cría se quedó pensativa…para ella la situación era tan inversa, rara y novedosa que supongo quedará marcada en su memoria de por vida.

De golpe y porrazo, todos nos hemos visto obligados a convertirnos en seres enclaustrados o recluidos que todo depende del grado de aceptación con que estemos respondiendo ante esta imprevista clausura doméstica. Lo cierto y verdad es que nuestras casas se han convertido en lugares de refugio permanente o casi, para hacer vida sedentaria con aire comprimido, cuando para muchos era solamente apeadero de descanso y poder reanudar la marcha hacia otro día.

Un clausura, un espacio con vistas a un exterior profesional telemático o festivo virtual, radiofónico y televisivo (no quiero pensar que sería de esta situación sin poder recurrir a estos medios de comunicación que sirven ahora para despejar y distraer el pensamiento)…que quizá ahí esté la clave de tomarlo como una cosa u otra…no sólo por el talante con que lo aceptemos, sino en la manera de aprovecharlo.

Un espacio más o menos reducido convertido en improvisado gimnasio, vía verde, biblioteca, cine, restaurante…lugar alternativo para nuestras aficiones y vicios.

Quizá resulte confortante asomarnos al ventanal de vez en cuando y ver volar a los pajarillos y palomas, pensando además que en el campo todos los animales, ignorantes del momento, corren libres. Pero mucho más confortante aún que a las ocho de la tarde, cada día, dejemos lo que en ese momento estemos haciendo y nos asomemos a la calle para aplaudir a todas las personas que luchan para que las vidas no se acaben o trabajan para que el mundo no se pare.

De cualquier forma, nos encontramos en una situación para la que no estábamos preparados ni entrenados y que debemos aprender de manera autodidacta no sabiendo además para cuánto tiempo; que no sé a ustedes, pero para quien escribe, la percepción es de una “inquietante quietud” personal en un mundo que sin embargo sigue girando; como una interminable foto furtiva, metida en una película de acción y misterio, algo tremendamente extraño y raro.