domingo, 25 de agosto

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Hay que ser conscientes de nuestra idiosincrasia, la picaresca española

José Carlos Gómez Villamandos, presidente de la Conferencia de Rectores (CRUE)

Sociedad

Desempleo, bajos salarios, precariedad y malas condiciones laborales: más de 56.000 jóvenes se han marchado de la región en la última década

"Necesitamos una estrategia compartida, a largo plazo e implicando a todas las administraciones y agentes sociales; estrategia que en el caso de Castilla-La Mancha debe adaptarse a la realidad rural que caracteriza a la región"

Imprimir noticia

Con ocasión del Día Internacional de la Juventud, que se celebra hoy, 12 de agosto, CCOO Castilla-La Mancha vuelve a llamar la atención sobre las condiciones laborales, económicas y sociales de las personas jóvenes; que, años después de la salida de la crisis, siguen siendo inaceptables e incompatibles con el desarrollo de proyectos de vida autónomos. “Una situación compartida por la juventud de todo el país, pero que es aún peor en Castilla-La Mancha”, advierte María Ángeles Castellanos, secretaria de Empleo de CCOO-CLM

Para comenzar un proyecto de vida autónomo es necesario tener un empleo digno con un salario suficiente y según la estadística ‘Mercado de trabajo y pensiones en las fuentes tributarias’ de la Agencia Tributaria, las 92.419 personas asalariadas de entre 18 y 25 años que hay en CLM tienen un salario medio anual de 6.152 euros (6.485 en el conjunto del Estado), frente a los 21.324 euros de media de los 104.822 asalariados que tienen entre 56 y 65 años.

Las 3.658 personas asalariadas menores de 18 años tienen un salario medio anual en la región de 1.692 euros; y el de las 192.772 que tienen entre 26 a 35 años es de 13.825.

Además de los bajos salarios, la juventud de Castilla-La Mancha  también se enfrenta al problema del desempleo. Según la EPA la tasa de paro de las personas menores de 25 años en Castilla-La Mancha alcanzó el 43,32%, muy por encima de la también elevada tasa estatal que se sitúa en el 34,34%.

Entre las mujeres jóvenes la situación es aún peor  y la tasa de paro supera el 50% entre las menores de 25 años de Castilla-La Mancha (37,42% en el conjunto del país). El paro alcanza cifras desorbitadas si hablamos de las mujeres aún más jóvenes, las menores de 19 años tienen una tasa de paro en la región del 76,59%, casi 30 puntos por encima de la tasa estatal.

La calidad del empleo también es deficiente en lo que respecta a la duración de los contratos, del casi millón de contratos firmados en 2018, el 29% tuvo una duración inferior a 7 días.

La EPA sitúa la temporalidad en un 28% en el segundo trimestre del año para la población en general, pero llega al 70% en el caso de quienes tienen entre 16 y 24 años.

Tanto en los salarios como en la duración de los contratos influye el sector en el que se trabaja y la ocupación que se desempeña y en Castilla-La Mancha la ocupación con más contratos en el segundo trimestre del año ha sido la de camareros y camareras con más de un 15% del total de las contrataciones realizadas en este periodo.

No se puede construir futuro con tanta inestabilidad y con unos salarios tan bajos que hacen imposible una vida independiente y mucho menos plantearse un proyecto a largo plazo que incluya la maternidad o la paternidad.

Jóvenes CCOO considera imprescindible que los poderes públicos aseguren condiciones de estabilidad, seguridad y certezas a la juventud trabajadora.

Asimismo, Jóvenes CCOO llama un año más a perseguir eficazmente la temporalidad injustificada y el fraude en el trabajo por cuenta propia.

La negociación de un Estatuto de las Prácticas no Laborales, ya comprometido con Gobierno y patronal, para avanzar en la conversión en contratos de trabajo de las prácticas extracurriculares, junto con la elaboración de un marco de calidad que asegure, entre otros elementos, una contraprestación económica suficiente a las prácticas no laborales curriculares, es otra reivindicación que no puede permanecer por más tiempo en el cajón.

Por último, las ayudas a la emancipación y el desarrollo de parques públicos de vivienda en alquiler son medidas que, sumadas a todas las anteriores, facilitarían que las personas jóvenes pudieran planificar sus propios proyectos de vida en unas condiciones dignas y adecuadas.

Necesitamos una estrategia compartida, a largo plazo e implicando a todas las administraciones y agentes sociales; estrategia que en el caso de Castilla-La Mancha debe adaptarse a la realidad rural que caracteriza a la región. Es indudable que para luchar contra la despoblación es fundamental asentar población joven y para que se asiente población, además de servicios públicos suficientes y de calidad, hace falta trabajo digno, de lo contrario la juventud de Castilla-La Mancha seguirá emigrando, en la última década más de 56.000 jóvenes se han marchado de la región.

DOCUMENTOS ADJUNTOS