viernes, 19 de julio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

En el anonimato se vive muy bien

Rosa Márquez, locutora

Sociedad

El Ayuntamiento de Puertollano amplía la red de desfibriladores con ocho nuevos DESA en edificios públicos

Imprimir noticia

El Ayuntamiento de Puertollano ha ampliado la red de desfibriladores en instalaciones municipales con la adquisición de ocho nuevos DESA gracias a la subvención de la Diputación Provincial con los que atender de una manera rápida y eficaz cualquier situación de emergencia.

Los desfibriladores se han ubicado en la planta baja del Ayuntamiento, Auditorio Municipal, edificio de Servicios Sociales de la calle Gran Capitán, Centro de Juventud, Mercado, Estadio “Ciudad de Puertollano”, Pabellón “Santiago Cañizares” y coche patrulla de la Policía Local.

El Ayuntamiento con estas nuevas adquisiciones cuenta con diecisiete equipos de emergencia, que se suman a los ya existentes en la Agrupación Protección Civil, en Centro Cultural, Casa de Baños- Oficina de Atención al Ciudadano, piscinas “María Luisa Cabañero” y “Modesto Eiroa”, pabellón “Antonio Rivilla” y Centro de Especialidades Deportivas “Javier Bermejo”.

El Servicio de Protección Civil del Ayuntamiento de Puertollano inició en el año 2011 el proyecto “Puertollano, Ciudad por la Cardioprotección”, que son aquellas que trabajan por un acceso público a la desfibrilación.

Activación del 112

Los DESA han sido dados de alta en el Registro regional de DESA, que dispone de los datos de los mismos, datos que han sido incorporados al SACUE 112 (Servicio de atención y coordinación de urgencias y emergencias 112), de tal modo que en caso de emergencia, en el momento en el que el usuario active el servicio 112 para pedir ayuda, se indicará si dispone de un DESA cercano al lugar para poder hacer uso del mismo hasta que llegue la ayuda especializada.

Un desfibrilador (DESA o DEA) es un equipo sanitario destinado a analizar el ritmo cardíaco, capaz de identificar las arritmias mortales y de administrar, con intervención de una persona, una descarga eléctrica con la finalidad de restablecer el ritmo cardíaco con altos niveles de seguridad.

La cardioprotección es cosa de todos

La parada cardiopulmonar o paro cardiaco se produce cuando el corazón deja de latir de forma inesperada e impide que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos. En algunos casos, esta situación es reversible con tratamiento inmediato y adecuado. La causa más frecuente se debe a un problema eléctrico cardiaco llamado fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso y cuyo tratamiento es la desfibrilación.

Un lugar cardioprotegido es el que dispone de los elementos necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos de una parada cardíaca.

La cardioprotección es cosa de todos, y por ello un desfibrilador es un bien de los ciudadanos. El acceso público a la desfibrilación es fundamental para superar una muerte súbita, ya que por cada minuto que pasa tras una parada cardiaca las posibilidades de supervivencia se reducen un 10%, siendo a partir del séptimo minuto muy difícil de rescatar a la víctima sin secuelas.