viernes, 19 de abril

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Las nuevas generaciones viven de manera más normal, pero a costa de sufrimiento psíquico

Franco Berardi, filosofo

Opinión

Políticos en la estación (de Penitencia)

Por José An. Montero, periodista y experto en comunicación

Imprimir noticia

Eva María Masias, la primera por la izquierda, candidata a la alcaldía de Ciudad Real por Ciudadanos.

España, toros y Semana Santa. Esta parece ser la terna de conceptos que los expertos en mercadotecnia han marcado como decisiva a la hora de captar el voto del casi cuarenta por ciento de votantes indecisos que indican las encuestas. Tres temas sobre los que los candidatos deben reafirmar su posición una y otra vez, pues parecen ser los argumentos ad populum en esta campaña electoral.

Temas como las pensiones, el mercado laboral o el cambio climático no parecen ser suficiente caladero de votos para que las agencias de comunicación política se centren en ellos, lo cual nos da una perspectiva bastante clara de dónde se está librando realmente la batalla del indeciso.

Si en el café de Chinitas dijo Paquiro a Frascuelo "Soy más valiente que tú, más gitano y más torero", los gurús electorales parecen haber metido a sus candidatos en  una carrera por demostrar que son más españoles, más nazarenos y más toreros. El azar, o la estrategia del PSOE, ha hecho coincidir la campaña electoral con la Semana Santa, justo en unas elecciones en las que la España que más celebra la Semana Santa es en la que se está decidiendo, por primera vez, el nombre del futuro presidente del Gobierno. Demasiadas novedades juntas para que cualquier precedente anterior pueda servir de ejemplo a las agencias de comunicación.

En los carteles, propuestas gráficas arriesgadas como la del PSOE, más clásicas como la del PP o de un corte más americano como la de Ciudadanos, inundan las calles estos días buscando la ubicación estratégica y al mismo tiempo  tratando de evitar los recorridos de los desfiles procesionales. Los jefes de campaña son muy conscientes del malestar que pueden generar en cofrades y penitentes tener que transitar por avenidas llenas de banderolas.

En estos momentos, las encuestas sólo son capaces de predecir que circunscripciones pequeñas como Cuenca, Zamora, Ciudad Real, Soria, Segovia o Teruel que, hasta ahora habían mantenido resultados más o menos estables, están en plena convulsión electoral y serán decisivas en la formación del futuro gobierno. En todas ellas, la Semana Santa adquiere una gran relevancia social, por lo que las formaciones políticas se afanan en colocar a sus candidatos en desfiles y actos, buscando no sobrepasar ese delgado límite entre la presencia devota y la exhibición política que puede volverse en su contra.

Pero los sondeos electorales no parecen permitir ahorrarse ningún esfuerzo en circunscripciones en las que el escaño puede decidirse por un centenar de votos de diferencia. Viviremos jugosos momentos para el análisis de comunicación política en estos próximos días en los que se multiplican las procesiones. Los partidos intentarán dar visibilidad a sus candidatos en los diferentes actos religiosos. Un asunto delicado teniendo en cuenta que la Semana Santa tiene su razón ser en la penitencia individual bajo el anonimato del capuz o el antifaz.

En una campaña como esta, en la que el principal valor es la cara del líder nacional, los veremos en lugares donde hasta ahora sólo llegaban a través de la televisión. Tendrán un arduo trabajo para encontrar a las personas idóneas en cada lugar que sean capaces de asesorarles adecuadamente sobre las tradiciones locales para no obtener el efecto contrario. Suerte.