martes, 25 de septiembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Es más fácil ser desagradable que positivo

James Rhodes, pianista

Sociedad

Un puente "Down Power" con el que mover el mundo

Imprimir noticia

Emi Hervás refleja que con tesón, esfuerzo y apoyo todo es posible y es uno de los rostros que llenan de vida el muro del puente de San Agustín con el que se ha puesto de nuevo al descubierto el talento de las personas con discapacidad.

Un proyecto de intervención de arte urbano de Laborvalía y el Ayuntamiento de Puertollano que se inició con las actuaciones en la calle Numancia con Okuda San Miguel y en la barriada Las Mercedes con  alumnos del colegio Doctor Limón.

“Dadnos un punto de apoyo y moveremos el mundo”, “Felicidad”, “Yo puedo, “Apoyo” y “Down Power”, son algunos de los mensajes que se pueden descubrir en un muro repleto de positivismo.

Son el rostro de la discapacidad, de expresar a través del arte que entre todos podemos, que desde la diferencia podemos sumar y con el apoyo se puede llegar a los objetivos, indicó el gerente Laborvalía, Alfonso Gutiérrez.

A falta de un retoque final es la culminación de una semana de trabajo bajo la dirección del artista puertollanense David Caravantes junto a un equipo de chicos y chicas de la Fundación Fuente Agria, Laborvalía, Apafes Salud Mental de Ciudad Real, Puertollano y Valdepeñas, Down Caminar y Centro Especial de Malagón.

Un trabajo artístico a lo largo de treinta metros que queda reflejada en el rostro “Down Power” de Emi, de que con apoyo todo es posible, en un largo camino personal que inició como usuaria de edad temprana y centro de educación especial de la Fundación Fuente Agria y que ha conseguido un trabajo con Laborvalía.

Una labor creativa que inició Caravantes junto con los integrantes de los centros especiales, como ha logrado una empatía especial y sacar su vena creativa, que aún está por explorar, afirmó Gutiérrez.

Conmover corazones

La alcaldesa, Mayte Fernández, se mostraba emocionada al contemplar el resultado final de este trabajo que supera todas las expectativas y que “conmueve hasta los corazones más duros”.

En su opinión es una representación del arte y del talento que tienen oculto estas personas de los centros especiales de empleo y ayudan a ofrecer un toque distinto a la ciudad “con colores y tonos de esperanza, ilusión y el entusiasmo con el que tenemos que afrontar la vida”.

Una manera creativa de llenar de corazones y la vida frente a los mensajes tóxicos y negativos que se suceden, porque como reconoce la alcaldesa estos chicos y chicas despiertan nuestras emociones.

y esto es lo que tiene que llenar los corazones y vida porque nos están haciendo un gran servicio de los chicos y chicas al resto de la ciudadanía despertando nuestras emociones.