lunes, 22 de abril

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Seguridad-Defensa

Activado en fase de alerta el Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones en Castilla-La Mancha (PRICAM) en la provincia de Ciudad Real

Los motivos de la activación son la posibilidad de que continúen las lluvias intensas en esta provincia, así como el desbordamiento del río que discurre por la localidad de Fernán Caballero.

Imprimir noticia

La Dirección General de Protección Ciudadana, dependiente de la Consejería de Hacienda, Administraciones Públicas y Transformación Digital, ha activado en fase de alerta el Plan Especial de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones en Castilla-La Mancha (PRICAM) en la provincia de Ciudad Real.

El PRICAM fue activado a las 22:00 horas de ayer ante el riesgo de inundación de la localidad ciudarrealeña de Fernán Caballero, debido al posible desborde del río Bañuelo, como causa de las intensas lluvias caídas en las últimas horas y ante la probabilidad de que dichas precipitaciones puedan continuar durante el día de hoy.

La activación del PRICAM en fase de alerta se enmarca dentro de la acción integral del Gobierno regional para, de forma coordinada y mediante la optimización de los recursos, ofrecer una respuesta planificada ante cualquier situación de emergencia. De hecho, desde el Servicio de Emergencias 1-1-2 se iniciará un seguimiento de las incidencias que se puedan producir.

Consejos

Ante esta situación, se solicita a los vecinos de la zona que retiren del exterior de la vivienda, aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua. Que revisen, cada cierto tiempo, el estado del tejado, el de las bajadas de agua de edificios y de los desagües próximos.

Así mismo, deben colocar los documentos importantes y, sobre todo, los productos peligrosos, en aquellos lugares de la casa en los que la posibilidad de que se deterioren por la humedad o se derramen, sea menor. En el caso de que se llegase a inundar la vivienda, que abandone cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconecten la energía eléctrica.

En la calle, además, deben evitar estacionar cerca de los cauces y no circular con el vehículo en zonas de vaguadas o que puedan verse afectadas por una riada, especialmente aquellos tramos de caminos o carreteras que ya estén inundados.

Por último, se recuerda que en caso de emergencia deben llamar al teléfono 1-1-2, a la vez que se invita a todos los ciudadanos a hacer un uso racional del mismo.