viernes, 19 de julio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

Sanidad en estado crítico

Por María Patricio Zafra. Enfermera de Atención Primaria y vicesecretaria del PP de Guadalajara.

Imprimir noticia

La sanidad en la región está enferma, muy enferma. La Atención Primaria necesita cuidados intensivos, y la enfermedad de la atención especializada se ha cronificado, como consecuencia de las listas de espera.

La situación de nuestra Atención Primaria es muy preocupante, según datos ofrecidos por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública un 20 por ciento de las citas se dan para más de 11 días, es decir, muchos pacientes están esperando más de una semana para poder ser vistos por su médico.

En los centros sanitarios no se están cubriendo las ausencias de los profesionales, y los centros se tienen que autogestionar, añadiendo una carga extra de trabajo al resto de compañeros. Lo que, además, está provocando que la cobertura sanitaria se preste de forma irregular, afectando a su calidad. Muchos pacientes, al no poder ser atendidos por su médico de cabecera, acuden a los servicios de urgencias, lo que ocasiona el colapso de los mismos.

La demora para ser atendidos no es la única consecuencia de la nefasta gestión del PSOE en la sanidad pública, en muchos municipios de mi provincia, Guadalajara, los pacientes deben de desplazarse a otras poblaciones porque, en sus municipios, no está abierta la consulta.

Los profesionales sanitarios en ningún caso son los culpables del colapso en los centros, los únicos culpables son los gestores socialistas, a los que les encanta ser los primeros en ponerse en la foto cuando hay que poner la primera piedra en un centro de salud o en la inauguración de centros sanitarios u hospitales, pero claramente se les olvida cuál es su cometido real, garantizar la calidad e igualdad de los servicios públicos.

A los mal llamados gobiernos progresistas, porque los únicos que progresan son sus acólitos, se les llena la boca presumiendo de su compromiso para garantizar la igualdad en la prestación de servicios públicos, independientemente del lugar de residencia. Me gustaría que preguntaran a los vecinos del Área de Salud de Sigüenza qué opinan de esto.

El área de salud de Sigüenza da cobertura a 5.366 vecinos, multiplicándose esta cifra en los meses de verano. Pues bien, en algunas ocasiones, esta área ha tenido que ser atendida únicamente por dos profesionales, dadas las vacaciones, bajas u otras ausencias. O que pregunten en el centro de salud de Yunquera de Henares, donde llevan meses esperando un pediatra, viéndose también afectados los municipios de Fontanar, Humanes de Mohernando, Mohernando, Malaguilla o Málaga del Fresno.

Está claro que no solo los pacientes sufren la caótica gestión del gobierno regional socialista, los profesionales sanitarios no aguantan más. A la sobrecarga de trabajo que sufren diariamente, tienen que aguantar años de incumplimientos por parte de Emiliano García-Page. El SESCAM es el único servicio de salud con la carrera profesional paralizada. ¿Cuándo piensa Emiliano García-Page cumplir su compromiso con los sanitarios? La Carrera Profesional debería ser una prioridad, pero no lo es para este gobierno socialista.

La triste realidad es que el presidente regional nos tiene muy acostumbrados a las mentiras y a las manipulaciones, un día dice una cosa y esa misma tarde hace la contraria. El pasado 15 de febrero, Día Internacional contra el Cáncer Infantil, Page hacía unas declaraciones en las que aseguraba que nuestra región ya cuenta con un sistema de Cuidados Paliativos Pediátricos, días después, padres de niños con cáncer reclamaban que Castilla-La Mancha sigue a la espera de dichas unidades. En la actualidad no se tiene constancia ni del presupuesto ni del personal.

Son muchas las familias que podrían beneficiarse de este servicio, dando respuesta no solo a los niños con cáncer, sino también a aquellos que sufren de otras patologías crónicas. El cáncer u otras enfermedades crónicas en un hijo provoca una situación que nadie está preparado para afrontar. Por ello, es tan importante contar con estos recursos que sirvan de apoyo tanto para los niños como para sus familias. Supongo que nadie tiene dudas de quién dice la verdad.

Los problemas de la atención especializada no se quedan atrás: los datos que conocemos de las listas de espera de la región son alarmantes. Y digo los datos que conocemos, porque en Castilla-La Mancha se producen auténticos milagros. Voy a poner un ejemplo: en noviembre del pasado año, 12.104 pacientes esperaban para ser operados más de 6 meses, en diciembre bajaron hasta los 3.845 y, casualmente, este mes las comunidades autónomas tienen que mandar los datos al Ministerio de Sanidad. No lo creerán, pero la sorpresa es que los datos del mes pasado vuelven a subir a 12.126 pacientes.

En Guadalajara, la provincia donde trabajo, los datos son también muy preocupantes. Todos tenemos algún familiar o conocido que lleva meses esperando para ser operado, para realizarse una prueba diagnóstica o para una primera consulta externa. ¿Quién no conoce a alguien que lleva meses para ser vistos por el servicio de traumatología, para realizarse una colonoscopia o para ser operados de cataratas?

No debemos obviar que los datos no son solo números, son miles de castellanomanchegos y guadalajareños a los que el Partido Socialista de Emiliano García-Page les está dando la espalda. Personas cuyas patologías no están siendo atendidas, patologías que, en muchos casos, disminuyen la calidad de vida e incluso pueden conllevar la muerte. El no realizar una prueba diagnóstica de forma precoz, o el retraso en las consultas externas provoca el retraso en el diagnóstico y en el posible tratamiento, al igual que los retrasos en las operaciones que, en muchos casos, merman la calidad de vida de los pacientes durante meses.

La inacción con la que actúa el Gobierno regional socialista, supone un riesgo para los pacientes. Merecemos que se pongan en marcha todos los mecanismos necesarios para garantizar un servicio sanitario público de calidad, merecemos menos palabrería y más hechos.

Nuestra sanidad necesita que la cuiden y la curen y, para ello, es imprescindible que se pongan todos los recursos económicos necesarios para garantizar la salud de todos los castellanomanchegos.