sábado, 24 de febrero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

¿Y tú te vas...?

Por Félix Canal. Portavoz de VOX en el Ayuntamiento de Puertollano.

Imprimir noticia

Es por todos conocido que la política maneja sus propios tiempos. En el último punto del pleno de hoy hemos podido conocer el destino de quien fuera el anterior y último primer edil socialista de esta ciudad hasta la fecha.

Deseando todo lo mejor a la persona y centrándonos solo en el terreno político podemos afirmar que hoy se cierra uno de los episodios más trascendentes de la historia política reciente de Puertollano.

Aquel que se presentaba como quien debía llevar a esta ciudad a buen puerto, hace menos de un año, cambia hoy de rumbo y se encamina hacia Toledo para ocupar la presidencia del Consejo Escolar de Castilla-La Mancha. Un cargo remunerado con un salario anual de 70.000€ ocupado hasta hace poco por otro edil socialista de nuestra corporación, el señor Casto Sánchez. Este hecho semejante a cualquier cambio de cromos que pueda tener lugar en uno de nuestros colegios involucra a dos miembros del partido socialista local y viene a demostrar una vez más que el PSOE, en términos políticos, es buen pagador entre los suyos.

Capitanes de barco solo hay de dos tipos: los que se hunden con él y a esto renunció el señor Muñiz no dimitiendo la misma noche electoral en la que su partido, el PSOE, perdía las elecciones después del desgaste sufrido por el desastre de las obras del paseo, una calle Ancha inconclusa, maceteros de precio astronómico, toldos colocados a toda prisa... y unos vecinos desilusionados ante el panorama de falta de oportunidades y deterioro de infraestructuras que el PSOE venía haciendo ya endémico desde hace años.

El otro tipo, más pragmático y por tanto más del hacer socialista espera mientras busca la promoción sobrevenida por el trabajo realizado, aunque la ejecución del mismo, haya podido llegar a ser desastrosa en algunos puntos.

Aunque el señor Muñiz cambia de ocupación, Puertollano debe seguir enfrentándose a sus problemas, muchos de ellos heredados desde hace décadas.