martes, 5 de marzo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Sociedad

Comienza la instalación de placas solares en la cubierta de los módulos de hospitalización del Hospital General Universitario de Ciudad Real

Con esta actuación, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha da un paso más en el plan de ahorro y mejora de la eficiencia energética en sus instalaciones. La energía eléctrica suministrada por los paneles fotovoltaicos se conectará a la red de baja tensión y se destinará a la climatización del centro hospitalario.

Imprimir noticia

Esta semana han comenzado las obras de instalación de placas solares fotovoltaicas sobre la cubierta del Hospital General Universitario de Ciudad Real para la producción de energía eléctrica.

Las obras, que fueron adjudicadas por 202.000 euros y están subvencionadas al 85% por la Unión Europea a través del programa FEDER Castilla-La Mancha 2021-27, son un paso más en el desarrollo del plan estratégico de ahorro y eficiencia energética en los centros dependientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

Dicho plan incluye la implantación de diferentes medidas asociadas a la eficiencia en el consumo y la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera como ejes principales para cumplir con los objetivos energéticos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

El HGUCR reúne varios requisitos para acoger este tipo de instalaciones. Dispone de una gran superficie idónea para la colocación de paneles fotovoltaicos y Ciudad Real ronda las 3.300 horas al año de radiación solar, aspectos que facilitan un máximo aprovechamiento. Además, la solar es una energía limpia, que no emite ningún contaminante a la atmósfera, y favorece la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global.

Las placas se ubicarán sobre la cubierta de los cuatro módulos de hospitalización. Se colocarán 394 paneles con una potencia nominal total de doscientos kilovatios. Toda la energía eléctrica generada se destinará a los equipos de climatización del hospital.

La vida útil de la instalación ronda los treinta años y se calcula que puede estar amortizada en siete años, que pueden ser menos de continuar al alza los precios en el mercado eléctrico.