martes, 5 de marzo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

Las Puertas Violetas de Castilla-La Mancha

Por Carmen Fajardo Barba. Consejera Ciudadana Estatal y Autonómica de Podemos. Secretaria de Política Social de Podemos CLM.

Imprimir noticia

Ayer se realizaron actividades para conmemorar el Día Internacional de la eliminación de la violencia hacia las mujeres en todos los centros educativos de Castilla-La Mancha y, me atrevería a asegurar que, en la mayoría de colegios e institutos sonó la canción de nuestra querida paisana Rozalén, la Puerta Violeta. Es  incuestionable que la prevención de las violencias machistas se debe trabajar y se trabaja en las escuelas. Afortunadamente, las niñas y niños de Castilla-La Mancha han pintado, cantado y bailado la Puerta Violeta. Conocen la letra de la canción, afirman que los hombres y las mujeres somos iguales, identifican la violencia de género como la violencia que se ejerce contra las mujeres en cualquier ámbito de la sociedad.

Las conquistas en derechos feministas alcanzados en los últimos años, especialmente en la pasada legislatura gracias a la labor del Ministerio de Igualdad con Irene Montero a la cabeza, se reflejan no solo en las aulas, sino también en las distintas áreas importantes para la vida, los cuidados, la salud, la sexualidad, el trabajo, las familias.

No obstante, en Castilla-La Mancha tenemos varias asignaturas pendientes con la igualdad de género, en primer lugar, poner en marcha la asignatura de igualdad que se inició de forma experimental y voluntaria en algunos centros de la comunidad autónoma y que después de unos pocos años de pilotaje, el gobierno de García Page ha eliminado definitivamente.

En segundo lugar, blindar los servicios y recursos públicos destinados a la igualdad y a combatir la violencia machista, como son los Centros de la Mujer, los programas especializados en violencia de género, los recursos de acogimiento y ayudas económicas a las víctimas, el Plan Corresponsables, entre otros. Estos servicios y recursos no pueden estar a merced de convocatorias de subvenciones sino tener entidad y partida presupuestaria propia.

En tercer lugar, el gobierno de García Page ha incumplido su compromiso de poner en marcha los Centros de Crisis 24h para atender a víctimas de agresiones sexuales, uno en cada provincia de CLM.

Además, se debe garantizar a las mujeres la posibilidad de interrumpir voluntariamente el embarazo en centros sanitarios públicos, cosa que no es posible en la actualidad.

Otra cuestión pendiente es combatir la Violencia Económica que sufren las mujeres que se enfrentan solas al cuidado de la familia. La pobreza en CLM tiene rostro de mujer. Son necesarias políticas públicas valientes que ofrezcan a las mujeres en situación de vulnerabilidad un escudo social que les permita vivir con dignidad.

Los avances en derechos feministas y sociales han sido grandes pero las cifras siguen mostrando que queda mucho trabajo por hacer.

Tan solo un dato tan demoledor como el siguiente para evidenciar la necesidad de seguir profundizando en las políticas de igualdad: 93 mujeres asesinadas por hombres en lo que llevamos de año según feminicidio.net.

Todavía quedan muchas puertas violetas por dibujar en las paredes para que las mujeres nos sintamos a salvo.