viernes, 19 de julio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

Serpiente de verano

Por Casto Sánchez Gijón. Concejal socialista del Ayuntamiento de Puertollano.

Imprimir noticia

No es una polémica menor, contradigo a mi amigo Manolo Valero, discutir sobre si el Voto, el santo, se hace día feriado o se deja como está. Ni por supuesto es asunto trivial lo del otro voto, el de las urnas, y reconocer la absoluta legitimidad del gobierno que de ellas sale. Bien sabemos los socialistas lo que es sufrir la negación de esa premisa por parte de la alianza PP-VOX, por poner solo un ejemplo, como vienen haciendo con el gobierno de Pedro Sánchez. Aún así, para temas de gran calado como es mover del calendario una fiesta devaluando otra de tradición centenaria, en ausencia de reglamento que exija tres quintos, o al menos dos tercios, de los votos, como reza el Título X para cambiar la Constitución, para el caso que nos ocupa, una consulta ciudadana es lo menos que se puede pedir. Porque si hay un riesgo cierto de cargarnos la Feria de Mayo para darle poco o ningún realce mas al Santo Voto, esa decisión debería consultarse con el pueblo. El gobierno municipal socialista de Isabel Rodríguez inició los trámites y el gobierno actual de Miguel Ángel Ruiz solo tenía que haberlos continuado para dar al pueblo lo que es del pueblo.

Tampoco es menor destacar la escenificación que hace el equipo de gobierno sobre su propuesta estrella, la bajada de impuestos. Una ridícula rebaja de 7 € al año en el IBI y la reducción de la plusvalía, que verán minorada solo unos pocos, sobre todo los que comercian con la venta de viviendas. Filibusterismo sobre este asunto en el debate del último pleno desviando el asunto con una esperpéntica mentira sobre una tubería que perdía agua y euros a chorros y que Page y los rencorosos socialistas no queremos arreglar como castigo por haber perdido las elecciones, como insinuaba el portavoz de VOX, Félix Canal. Agradecer al menos que el propio alcalde, días después, haya reconocido que ni la tubería pierde agua, ni le corresponde a Page arreglarla, pero nos gustará que subvencione hasta el 80% del coste de la obra cuando haya que hacerla. Eso sí, de las bienes y servicios que no habrá como consecuencia de lo que no se va a recaudar con la plusvalía no hemos oído hablar.

Coincido con M. Valero, colaborador del digital Miciudadreal.es, sí, coincido con mi amigo Manolo, en que es menor la polémica sobre si el top Manu Carrasco cobra más por actuar en Puertollano que en Linares, que si las entradas son caras y que si hay gato encerrado y, sobre todo, me causa más que rubor asistir al espectáculo de un equipo de gobierno alentando esta serpiente de verano y empeñado en ajustarle el caché a uno de los artista más demandados del momento. Una auténtica serpiente de verano que ya están llenando las redes y las páginas de algunos diarios durante estas vacaciones.

Y por supuesto no son asuntos menores la jodida obra del Paseo del Bosque ni la polémica obra de la calle Ancha, esa que no gusta nada a nuestro legítimo alcalde contratista y que amenaza con rehacerla de nuevo en cuanto pueda.

Me parece que lo auténticamente relevante tiene que ver con todo eso a la vez. Se trata de la forma de gobernar, de la actitud y también, por qué no decirlo, de la aptitud de este gobierno de derechas. Nos preocupa el cómo y el para quiénes se gestionan los asuntos de Puertollano. Y nos ocupa, esa es la encomienda que nos han dado los ciudadanos en las urnas, poner luz, visibilizar y también alertar, claro que sí, de las consecuencias de aquellas decisiones del alcalde, de la junta de gobierno local y de su mayoría en el pleno que, con toda legitimidad sí, cuenta con la capacidad absoluta, gracias a la alianza PP-VOX, para ratificar sus propuestas aun cuando se trate de olímpicas ocurrencias.

La legítima mayoría salida de las urnas ha otorgado a la alianza de derechas la capacidad de decidir pero no les faculta para acertar. La investidura no les ha dado ni sabiduría ni don de lenguas, ya quisieran ellos y, aunque estemos empatados en la capacidad para acertar o equivocarnos, no somos iguales ni hacemos las cosas del mismo modo.

Pero como la premisa es que todos, unos y otras, queremos lo mejor para los ciudadanos, respetuosos con la tradición, nos emplazamos a ella para, una vez transcurridos los primeros 100 días, analizar si las decisiones tomadas mejorarán la vida de la mayoría de los ciudadanos, no solo la de unos pocos.

Y hablaremos de todo, de la obra del Paseo del Bosque y su chiringuito. De la calle Ancha, de las demás calles y, por qué no, del concierto o no concierto de Manu Carrasco. Y hablaremos de todo lo que haya que hablar, sobre todo de lo relevante. Tenemos cuatro años por delante.

Feliz verano.