viernes, 27 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

No quiero silencios, quiero gritar

Por Pilar Zamora.

Imprimir noticia

Hoy otra más.

Otra mujer asesinada, otra mujer que ha quedado en silencio para siempre, otra mujer a la que se le arrebata el derecho a la vida.

No soporto escuchar expresiones del tipo: “se casó muy joven y con el hombre equivocado”, “ella ya sabía con quien se estaba juntando”, “no hizo caso a nadie y se fue a vivir con él”…

Yo quiero gritar: “Él es un asesino”, “ÉL es un violador”, “Él era un putero”, “ÉL es el único culpable”.

No acabamos con la violencia contra las mujeres, los ataúdes se suceden en una cadena insoportable. Y sigue, y sigue. Un rastro lleno de muerte.

Da igual si es culto, si ostenta cualquier profesión, del país que es o la edad que tenga. Para ellos la mujer no es ni tan siquiera un ser humano. Es un objeto que ellos colocan en el lugar que quieren y que en cualquier momento estrellan contra el suelo.

Y, entonces, ¿qué? Perpetuar la desigualdad es perpetuar la concepción de las mujeres como seres inferiores, manejables, dóciles y serviles.

No tengo la solución, pero sí una propuesta. No dejemos pasar ni un solo día sin educar a nuestros niños y niñas. No dejemos pasar ni un momento sin que hablemos del problema. No dejemos que lo vean en la televisión como una noticia más, o que lo escuchen en la radio o lo vean en las redes tan solo como algo más.

Hay que hablar de ello en los colegios, institutos y en la Universidad. Y, por supuesto, en nuestras casas. No debe ser un tabú, tan solo algo triste que sucede. La información y la formación deben estar presentes en nuestro día a día al igual que lo están los asesinatos. Más que los asesinatos.

No es algo que pasa y de lo que nos da pena. Es algo que está, que mata, que anula y que te rompe. Es algo que acaba con el derecho a la vida, de la mujer y en ocasiones de sus hijos e hijas.

No quiero silencios, quiero gritar, porque el dolor se grita, se llora y se sufre.

Porque la rabia no es silenciosa y porque la lucha no se esconde.