Sociedad

14/05/2019

Primera jornada de paros en el Transporte Sanitario de CLM, que aún prevé otras tres antes de acabar la legislatura

Las cerca de 1.700 personas que prestan el servicio han visto incumplidas en estos cuatro años todas sus expectativas de empezar a recuperar el empleo, los derechos laborales y los salarios perdidos en la anterior

El Transporte Sanitario de CLM ha protagonizado hoy la primera de las cuatro jornadas de huelgas con las que el sector va a cerrar una legislatura en la que las trabajadoras y los trabajadores que prestan este servicio público esencial, cerca de 1.700 personas en total, han visto incumplidas todas sus expectativas de empezar a recuperar el empleo, los derechos laborales y los salarios perdidos en la anterior.

Los paros se iniciaron a las once de la mañana y concluyen a las siete de la tarde -las cuatro últimas horas del turno de mañana y las cuatro primeras del turno de tarde. “Han tenido un gran seguimiento, pero el SESCAM ha establecido unos servicios mínimos del 100% tanto en el transporte sanitario urgente como los traslados programados de oncología y hemodiálisis, de forma que se han minimizado los efectos para los usuarios.”

“No hemos recurrido los servicios mínimos. Hablamos de un servicio público esencial, vital incluso para las personas que lo requieren. Lo que de ninguna forma vamos a hacer es dejar de atender a alguien que pueda necesitar una ambulancia”, señala Alfonso Tercero, responsable sectorial de CCOO, sindicato que junto con la UGT ha convocado los paros.

“Los trabajadores están hartos, indignados; y lo que hoy han hecho ha sido expresar con claridad su protesta y su exigencia, que no es sino la contar con un convenio colectivo digno y garantizar un servicio de calidad. Por eso además de los paros hemos convocado concentraciones. El jueves tenemos más movilizaciones, otra jornada de paros parciales; y la semana que viene, dos días de huelga de 24 horas, el 22 y el 23. Aún estamos a tiempo de desconvocar, está en manos de las empresas y del Sescam.”

“La administración no nos ve, no nos escucha y no quiere saber nada de nosotros. Llevamos siete años con reducciones salariales y con más carga de trabajo. Somos los olvidados de Castilla-La Mancha. Hoy, estamos aquí para quejarnos, para que nos vean y nos escuchen. No podemos seguir así, estamos hartos. No podemos aguantar más”, denunciaba Manuel Ortiz, delegado sindical de CCOO-Albacete en la empresa SSG, adjudicataria del transporte sanitario en esta provincia y en las de Ciudad Real y Guadalajara.

En Toledo, la contrata la tiene Finisterre/Sanromán, y en Cuenca la UTE Ambulancias Cuenca. Todas estas empresas se hicieron con las adjudicaciones con unas ofertas que rebajaron en torno a un 20% el presupuesto base de licitación. Con estas rebajas, no solo ha sido imposible recuperar los casi 200 empleos destruidos en la etapa de Cospedal y empezar, al menos, a restablecer las condiciones laborales y a recuperar los salarios -recortados en torno a un 18% en el último convenio, que lleva caducado y en ultraactividad más de dos años. Tampoco ha sido evitar la progresiva degradación del servicio. Muchas de las ambulancias están para el desguace.

Incluso las Cortes de CLM aprobaron una Resolución en la que instaban al Sescam a destinar al Transporte Sanitario el presupuesto íntegro de las licitaciones, pero la Administración no ha atendido ese requerimiento y ahora -en los estertores de la legislatura y con las huelgas en marcha- está pendiente de cruzar números con las empresas, para ver si aumenta o no las dotaciones para este servicio, entre otras cosas para permitir la firma del nuevo convenio colectivo.

“Sólo pedimos recuperar lo que nos quitaron hace 10 años. Teníamos un convenio del que nos quitaron un 18%, despidieron a gente, tuvimos que soportar más carga de trabajo. Queremos recuperar un salario en condiciones. Pedimos un convenio para recuperar lo que perdimos. No es justo que después de diez años sigamos sin recuperar nada”

Las negociaciones del nuevo convenio se han prolongado durante más de un año; las empresas siempre fueron reticentes incluso a sentarse a negociar y más aún a firmar nada; pero finalmente, por la presión de los trabajadores, llegaron a un preacuerdo en marco pasado que quedó supeditado a que el Sescam garantice que cubre los contenidos económicos.

El pasado día 8, las tres partes se reunieron para analizar esa propuesta y los costes generales del servicio. El Sescam y las empresas quedaron en revisar sus cuentas respectivas y se comprometieron convocar una nueva reunión con los sindicatos para contrastar los cálculos y disponibilidades de la Administración y los requerimientos económicos planteados por los agentes sociales.

“Instamos a las empresas y al Sescam a llamarnos cuanto antes y a cerrar un acuerdo. Este conflicto no se puede prolongar eternamente. Las empresas llevan varios meses estudiando la situación económica, pero hasta la fecho no se ha materializado ningún avance importante. Y el Sescam debe decidir de una vez la dotación presupuestaria con la que va a contar este servicio y las personas que lo prestan”, subraya Alfonso Tercero.

 

©2019 Ciudad Real Digital | www.ciudadrealdigital.es