Cultura

19/04/2019

La Cofradía del Santo Entierro, María de la Soledad y Jesús Resucitado, de Argamasilla de Calatrava dispuesta a salir en la noche de este Viernes Santo

La hermandad confía en tener pronto terminada su nueva casa cofrade

Para las nueve de esta noche tiene programada su estación de penitencia la Cofradía del Santo Entierro, María de la Soledad y Jesús Resucitado, que ya compartió con las otras dos hermandades de Argamasilla de Calatrava la procesión del pasado Domingo de Ramos y hará también lo propio este próximo Domingo de Resurrección.

Juan Cano, presidente, confía en que tan solemne momento puedan protagonizarlo con toda normalidad, teniendo en cuenta la variabilidad meteorológica de estas fechas, de manera que siguiendo la tradición saldrán los pasos del Cristo Yacente a hombros y la Virgen de la Soldad a costal por mujeres, imagen ésta que vuelve a salir el Sábado Santo.

Este colectivo, el más antiguo en una especie de refundación en 1948 y con un número de integrantes con alrededor de 350, está inmerso en las obras de la nueva casa de hermandad que se pondrá en marcha en el número 16 de la calle Santos Mártires. Actualmente cuentan con una pequeña capilla, con las imágenes, en la calle Mediodía.

“Se trata de una obra de envergadura, porque es una casa grande que fue donada a nuestra cofradía para meter también los tronos”, indica el presidente, quien da cuenta de que los trabajos se van haciendo poco a poco entre varios amigos y conforme llega dinero. La comenzaba hace nueve años y ya ven próxima la conclusión.

Además de guardapasos, se ha reservado una estancia como capilla interior para albergar ahí las imágenes antiguas que se hicieron después de la Guerra Civil y que no procesionan actualmente, una vez que fueron sustituidas por las actuales, de mayor calidad y expresividad, explica Cano.

La indumentaria de los hermanos del Santo Entierro, María de la Soledad y Jesús Resucitado, se compone de túnica negra con capas blancas. Llevan escudo bordado de La Pasión en el hombro izquierdo, rosario y unos borlones que se llevan a cinto colgando. Y tanto Viernes Santo como Sábado Santo con capirote.

A cara descubierta discurren, como es habitual en el resto de hermandades, a cara descubierta el Domingo de Ramos, cuyo paso de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén es propiedad de las tres cofradías rabaneras, así como el Domingo de Resurrección a la que ‘los negros’, como también se les conoce, aportan la imagen del Resucitado de la que son titulares.

Esta cofradía, que conserva una pequeña parte de su histórica documentación, como las primeras actas, las de 1764, guardándose sus estatutos conservados en el Arzobispado de Toledo, cuenta también con una banda de cornetas y tambores, que supone la entrada más habitual de las generaciones más jóvenes y que esta misma mañana, a hora temprana, ha hecho diana a los nuevos hermanos mayores que llegan a la cofradía.

En la próxima casa cofrade, que cuenta con dos plantas, la parte alta con salón de reuniones se quiere aprovechar también, como refiere Juan Cano, para desarrollar actividades dirigidas a los más pequeños y que, de esta manera, también se incentive así una progresiva y necesaria renovación de la hermandad.

©2019 Ciudad Real Digital | www.ciudadrealdigital.es