Haciendo las américas

 

29/04/2019

Voto

Viniendo de la “tele”, no seré yo quien ponga en duda lo de que una imagen vale más que mil palabras, así que en esta ocasión he decidido que (casi) lo diga todo la imagen que encabeza esta página. Sí, soy yo votando el domingo 28 de abril en el Consulado de España en Houston, y le doy importancia porque el trámite para lograr hacerlo no es fácil.

Tampoco es que sea muy difícil, pero es tedioso y, sobre todo, diferente de lo que haríamos si estuviéramos en España: coger el DNI y dirigirnos al colegio electoral de turno. Aquí, para llegar a esta foto con mi voto casi en la urna, primero tuve que solicitar (“rogar”) el voto por vía telemática, o sea, rellenar varios formularios a través de internet, y después esperar a que llegaran las papeletas electorales y no se perdieran por los caminos de Dios y los servicios postales. Después, una vez llegadas las papeletas, podría haberlas enviado por correo certificado a España (previo pago de una certificación internacional que, en teoría, te devuelve el estado español), o como fue nuestro caso, acercarnos al consulado a votar en persona. En cualquiera de los dos casos, además de las papeletas en el sobre, teníamos que meter un certificado del censo electoral corroborando que somos residentes en el extranjero y una fotocopia del DNI o del pasaporte para acreditar la identidad. Sobra decir que en el consulado había urna, pero no papeletas, así que o te llegaban a casa o nada.

Y acabo con un dato, también ilustrativo de las dificultades del voto desde el extranjero. Aunque me decía personal del consulado que se veía más participación que en 2016, este 28 de abril han votado “sólo” 865 personas de las 10.264 censadas en la demarcación consular de Houston, que abarca los estados de Texas, Nuevo México, Oklahoma, Louisiana, Arkansas, Tennessee, Alabama y Mississippi. Eso significa tan sólo un 8% de participación… Yo he tenido suerte, pero muchos amigos se han quedado sin poder votar por las dificultades para pedir la modificación del censo y/o porque no han llegado a tiempo las papeletas.

Me despido citando a un compañero de mis primeros años en Ciudad Real, Ignacio de los Reyes, hoy también expatriado, que compartía esta reflexión en sus redes sociales: “En esta campaña los españoles escuchamos hasta el hartazgo a los candidatos hablar de la importancia de la patria, de la bandera, de la unidad. Y, sin embargo, todavía no hemos sido capaces como pueblo de garantizar uno de los derechos más básicos de una democracia para quienes creen, desde la distancia, que España puede y debe ser un lugar mejor para todos”.

No puedo estar más de acuerdo.

 

Foto: Lola Romeero.

©2019 Ciudad Real Digital | www.ciudadrealdigital.es