viernes, 3 de abril

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Haciendo las américas

Regalos

por Lola Romero (Houston)

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir artículo

Enero ha llegado con su frío implacable a España, como manda la tradición. Y como manda mi tradición, aquí estoy sentada en el avión, escribiendo, de vuelta a Houston después de la Navidad. Huyendo del frío, podría añadir, aunque en el fondo lo eche de menos...

Hemos viajado con tres maletas grandes esta vez (¡por fin!), y aunque ninguna ha llegado a pesar el tope de los 23 kilos permitidos, hemos estado cerca. Porque nunca es suficiente, siempre hay cosas que traer, algunas indispensables y otras menos importantes, algunas necesarias y otras meros caprichos. Pero no falla que por mucho que haya cabido en la maleta, siempre hubieras metido más latas de conservas, nocilla, esponjas... y, al volver de Navidad, regalos.

Y es que tampoco falla, por mucho que recomendemos a familia y amigos que los juguetes no ocupen mucho, que los libros no sean muy grandes, ni nosotros mismos podemos resistir la tentación. Y al final acabamos haciendo el tetris en el equipaje porque todo nos gusta, nos viene bien y nos lo queremos llevar. Envuelto, en algunos casos, lo que complica aún más la película, ya que entonces además del tetris hay que jugar al escondite y al despiste para que todo llegue “vivo” al 6 de enero. A ser posible sin tener que dar explicaciones improvisadas a un niño de 6 años...

Tampoco vinimos con las manos vacías, todo hay que decirlo. Casi siempre, para evitar (más) carreras de última hora, procuramos llevar a España tantos regalos como podemos, aprovechando también que hay cosas más baratas en Estados Unidos que sabemos que marcarán la diferencia bajo el árbol de Navidad: ropas de marca, perfumes, “manzanitas” y muchas chocolatinas, además de algún detalle americano para mis sobrinos. Pero, a pesar de que nosotros llevamos cosas para doce o trece personas, y nosotros sólo somos tres, los regalos y el peso que traemos de vuelta se multiplican exponencialmente, o eso me parece a mí cada vez que saco la báscula de equipaje y veo cómo los números van sobrepasando el 20 al ritmo de “Ya vienen los Reyes Magos, caminito de Belén”... Caminito de Houston...

Pero ya está. Una vez más, prueba superada: maletas cerradas, por debajo de los 23 kilos y en la bodega del avión (¡o eso supongo!). Hasta julio, puedo relajarme un poco...

¡Ah! Y acabo de recordar que hoy precisamente hace seis años que nos subimos a un avión rumbo a Houston. Del proceso de las maletas de aquel día no me acuerdo, pero sí de las despedidas, y como ya dije una vez, no mejoran con el tiempo. En absoluto.

P.D. Las maletas han llegado bien y todo lo de dentro, sano y salvo...

 

Foto: Nuestros regalos de Reyes en Houston. Algunos traídos de España, clar