jueves, 24 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Ser un poco Sancho no te saca de ser Quijote

Juan José Campanella, guionista y director de cine

Haciendo las américas

Otoño

por Lola Romero (Houston)

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir artículo

Mitad de septiembre, otoño ya, y me dicen que en España, después de los desastres de la “gota fría”, las cosas van volviendo a la normalidad. E incluso que ya ha habido que sacar chaquetas y “echar” la colcha por las noches. Aquí no… Bueno, ya estamos metidos en rutina, eso sí, pero el fresquito todavía tardará algunas semanas en llegar.

Creo que cada septiembre desde que nos vinimos a vivir a Houston, he escrito siempre sobre la vuelta a la normalidad, mis recuerdos de pies fríos y de las nuevas oportunidades que este este mes siempre representa para mí. He hecho repaso de las calabazas y espantapájaros que ya se ven en los supermercados, incluso de toda la decoración de Halloween que ya está a la venta estos días, y he hablado largo y tendido de lo que me gustaba el olor de los libros nuevos y los nervios (sanos) de todo lo que tenía por aprender en mi etapa estudiantil.

Casualidades de la vida, empecé a trabajar aquí en Houston un 14 de septiembre, y el año pasado me cambié de departamento, al que yo quería, también a mediados de este mes. Así que, aunque sin grandes cambios en esta ocasión, aquí ando otra vez, mirando las hojas del calendario y haciendo planes y notas mentales de lo que tengo que hacer por un lado, y lo que me gustaría hacer y aprender por otro.

Precisamente sobre aprendizajes reflexionaba esta semana, pues algo tan simple como entender de repente la letra de una canción en inglés que he escuchado y canturreado (obviamente mal) millones de veces hizo que me pusiera a pensar en mi frustración cuando estaba en España porque no era capaz de entender bien el idioma. Odiaba los dichosos “Listenings” o pruebas escuchadas de la Escuela de idiomas, porque siempre fallaba a pesar de saberme la teoría. ¡Y hay que ver cómo he mejorado en eso!

También mi hijo está aprendiendo a leer ahora, y ahí estoy yo ayudándole no sé ni cómo, porque en inglés el sistema es totalmente distinto. Le ayudo a ir descifrando palabras, aunque al final siempre hay alguna en la que él acaba corrigiéndome la pronunciación. Pero está bien, así aprendemos los dos…

El caso, supongo, es mantenerse activo, y entender que siempre hay algo por descubrir, ya sea una palabra, un sonido, o el último programa informático que promete hacer tu vida profesional más fácil. Aunque sólo sea un poco.

Septiembre me recuerda siempre todo eso. Y aunque aquí no huela a vendimia y a otoño fresquito, el calendario es el calendario y las oportunidades del nuevo curso están ahí. Esperando…

 

Foto: El cielo tormentoso de una tarde ya otoñal, aunque muy calurosa, en nuestro jardín.