lunes, 23 de julio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Seguid alzando la voz

Barack Obama, ex presidente de EEUU (con motivo del día de Nelson Mandela)

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

La noche americana ()

Director: François Truffaut

Intérpretes: Jacqueline Bisset, Valentina Cortese, Dani, Alexandra Stewart, Jean-Pierre Aumont, Jean Champion, Jean-Pierre Léaud, François Truffaut, Nike Arrighi, Nathalie Baye, Maurice Seveno, David Markham, Bernard Menez, Gaston Joly, Zénaïde Rossi, Xavier Saint-Macary, Marc Boyle, Walter Bal, Jean-François Stévenin, Pierre Zucca

Sinopsis: El rodaje de una película tropieza con una serie de dificultades que afectan tanto a los miembros del equipo como a la propia película.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 5 estrellas

Nadie que ame un poquito esta para mí adicción llamada cine debería continuar desconociendo el decimotercer largometraje del miembro más ilustre y representativo de aquél movimiento libre y agitador denominado “nouvelle vague”, desde luego del que se manifestara como más sentimental, sin duda alguna. A François Truffaut me estoy refiriendo.

El aquí llevado a cabo es un apasionado ejercicio de amor a ese mundillo y al propio amor, a las mujeres, a la vida fundamentalmente. Es la obra de un cineasta maduro, cocido, recocido, pero sin atisbo alguno de pérdida de fe o desfallecimiento. De alguien que lleva este maravilloso mundo inoculado en vena… sin otras posibles vías que seguir acumulando más de lo mismo. Que emociona desde la naturalidad, desde el artificio más verosímil, que traspasa su pasión por lo que hace y por lo que es, por lo que supone de legítima aspiración, aunque luego puede que a veces no acompañen los resultados, pero sin merma alguna de ilusión o entusiasmo (¿recuerdan ED WOOD?). En un momento dado el propio director que representa idéntico papel en pantalla señala “en un principio se espera dirigir una obra maestra y luego se espera poder acabar la película”.

LA NOCHE AMERICANA pertenece a ese subgénero que prácticamente se remonta a los mismos orígenes de la existencia de este invento de los Lumiére, que reflexiona sobre sí mismo, cine dentro de cine. De sus gentes, sus avatares, sus tribulaciones, los rodajes, de cómo se gestan esos sueños que luego nos atrapan a los espectadores. Sobre construir ficciones en formato celuloide, plasmarlas, ponerlas en pie y conseguir que nos fascinen.

Figura muy a la cabeza de una terna impagable en la que destacan CANTANDO BAJO LA LLUVIA, CINEMA PARADISO, CAUTIVOS DEL MAL, EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES, LA ROSA PÚRPURA DE EL CAIRO, LA CONDESA DESCALZA, LOS VIAJES DE SULLIVAN, OCHO Y MEDIO, ED WOOD o EL JUEGO DE HOLLYWOOD. Un ramillete que bien podría formar un mosaico perfecto de los tantos registros, tonos, opciones y matices gestados en este fértil e inagotable caldo creativo.

La trama gira en torno a las tribulaciones de un director y del equipo de profesionales que tratan de ir entretejiendo un proyecto, una comedia romántico-dramática que responde al enunciado de JE VOUS PRESENTE PAMELA (OS PRESENTO A PAMELA). Sobre los entresijos, bullicios y ajetreos en torno a su rodaje. Esta excusa permite a Truffaut perpetrar innumerables homenajes a su pasión y a la nuestra. A ese CIUDADANO KANE envuelto en los sueños de quien robaba sus carteles de una sala cuando era crío. A esa calle llamada Jean Vigo. A múltiples referencias de algunos de sus más aclamados maestros, desde Lubitsch a Renoir, de Hawks a Hitchock o Fellini. A títulos fundamentales como EL PADRINO, CAMPANADAS A MEDIANOCHE o la misma OCHO Y MEDIO.

Un tanto felliniano sin caer en lo bufonesco es ese humor ligero y aparentemente banal que gasta. Ligereza y seriedad son combinadas mediante una puesta en escena fluida, ficción y realidad anidan en pasmosa armonía.

Los títulos de crédito no parten de ninguna influencia, pero participan de la fiesta, mostrando gracia y originalidad, pues nos son mostrados sobre la banda de sonido de la propia banda sonora que vamos escuchando. Otro de sus innumerables y preciosos guiños.

Y luego están esos seres cuidados con excelente mimo por el galo. Esa diva mostrada en su grandeza y en sus desvaríos etílicos, ese joven y frágil actor, ese otro maduro/veterano que comienza a vivir su ocaso, esa estrella americana que muestra aplomo y saber estar, esa script que comenta sus aventuras sexuales, ese propio cineasta adornado con una paradójica sordera, el mismo que tiene precisamente que dar respuestas a todos. Otorgándoles aliento nombres de prestigio, de justificado talento como Valentina Cortese, Jean-Pierre Léaud, Jean-Pierre Aumont o una guapísima, resplandeciente Jacqueline Bisset. Repárese en el dato de que esta obra está dedicada a aquéllas dos reinas del origen de todo esto, a las hermanas Gish, Lillian y Dorothy.

Ellos ponen rostro y movimientos a momentos de una belleza y encanto irresistibles. Como ese grupo reuniéndose para elegir la toma adecuada. O esa cámara elevándose para convertir una animada plaza parisina en un decorado de pura pega. O esa veterana actriz equivocándose de puerta.

Muchos de esos instantes bendecidos con la música delicada, grácil, vivaz (en algunos pasajes parece vivaldiana), siempre bella del imprescindible Georges Delerue poniéndole su inequívoco sello.

No me extraña que Hollywood la recompensara en 1974 con el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, una de las estatuillas menos discutibles en toda la historia de este apartado.

Pura justicia con un empeño que como les indicaba al comienzo de mi reseña, constituye una declaración de amor en toda regla, un homenaje sentido y emocionado, pura borrachera cinéfila.

De las que, afortunadamente, generan contagio y afición. Y de las que, precisamente, por huir de la perfección acaba resultándolo aún más. Además, su frescura no ha decaído pese a sus cuarenta años de existencia.

José Luis Vázquez