domingo, 29 de marzo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Manhattan sin salida ()

Director: Brian Kirk

Intérpretes: Chadwick Boseman, Sienna Miller, Taylor Kitsch, J.K. Simmons, Stephan James, Keith David, Victoria Cartagena, Gary Carr, Shayna Ryan, Toby Hemingway, Dale Pavinski, Louis Cancelmi, Christian Isaiah, Morocco Omari, Katie McClellan, Jamaal Burcher, Adam Desautels, Lucky Harmon, Kevin D. Benton, Suzette Gunn, Wesley Green, Gina Destra, Jamie Neumann

Sinopsis: Andre Davis (Chadwick Boseman) es un policía de Nueva york al que le encargan la investigación del asesinato de varios policías. Durante la búsqueda contrarreloj de los responsables, en la que se cierran por primera vez en la historia de Manhattan todos los puentes que acceden a ella, el detective descubre una conspiración en la que tendrá que discernir entre aquellos a los que caza y los sospechosos que están tratando de cazarle a él. (FILMAFFINITY)

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 5 estrellas

Brutal, enérgico, expeditivo, lacónico, poderoso… Son distintivos, cualidades que adornan a este estupendo policiaco/thriller en la mejor tradición clásica del cine norteamericano, prolongada hasta ayer mismo con LA NOCHE ES NUESTRA o LA NOCHE CAE SOBRE MANHATTAN. Cada año continúan goteando abundantes muestras de enorme calidad no siempre suficientemente reconocidas, que muestran su buena salud y vigor. Sin ir más lejos y por reseñar los primeros que se me vienen a la cabeza ahí están en 2019 las –en mayor o menor medida- estupendas EL IRLANDÉS, VENGANZA BAJO CERO, ESTAFADORAS DE WALL STREET, UNCUT GAMES, DESTROYER e incluso en un registro a lo Agatha Christie también cabría incluir PUÑALES POR LA ESPALDA.

Ya su potente y dramático inicio pone en situación. Un funeral y un chaval negro llorando la trágica muerte de su padre, un oficial de policía asesinado mientras estaba de servicio. Diecinueve años después este mismo crío, asentado en el cuerpo, deberá hacer frente a una peligrosa investigación, el cierre de los 21 puentes epónimos –de ahí su título original 21 BRIDGES- que tiene Manhattan para detener a dos violentísimos asesinos de compañeros de profesión.

Producen los hermanos Anthony y Joe Russo, responsables entre otras de algunas de las notabilísimas aventuras de EL CAPITÁN AMÉRICA. Y dirige un para mí semi desconocido –procede del campo televisivo, habiendo dirigido numerosos episodios para diversas series, que van desde LOS TUDOR hasta BOARDWALK EMPIRE- Brian Kirk, que hace aquí un esplendoroso debut en la todavía –tal vez ya mal llamada- gran pantalla, mostrando un aplomo, brío y vigor dignos de las mejores causas en el futuro, salvo que esto haya sido un espejismo o un globo sonda. No sería la primera vez que una primera arrancada brillante se acaba quedando en agua de borrajas.

Lleva a cabo un cometido seco, directo, contundente. Desde luego no se anda por las ramas y va derecho al meollo de los hechos y las tarascadas.

Y da gusto ver con qué sentido de lo visual capta un Manhattan sombrío y nocturno, tirando de una planificación majestuosa sin que por ello chirríe dentro de la inserción de la propia trama. Para que me entiendan mejor… no estorbando al propio discurrir de la historia.

Se pueden advertir durante su transcurso diferentes influencias de títulos gloriosos del género con FRENCH CONNECTION a la cabeza y su célebre secuencia del metro con nuestro Fernando Rey. Y también incluso de referentes más recientes, como COLLATERAL, en lo referido a su tratamiento estético.

Por otra parte, Chadwick Boseman (Andre Davis), Sienna Miller (Frankie Burns) y J. K. Simmons (Capitán McKenna) son un más que consistente trío interpretativo que aportan o viene a sumar al conjunto el aplomo del que hace gala en todo momento.

No es de los exponentes a los que se deba solicitar –al menos yo no me lo he planteado así- originalidad o patrones renovados. Sigue los de siempre, no cuenta nada nuevo bajo el sol, pero su energía y explosividad parecen renovadas por la profesionalidad de todos quienes han estado detrás de esta empresa.

A mí no me importa volver a ver lo de siempre si a cambio consiguen una vez más, como sucede aquí, que me quede pegado a la butaca la escasamente más de hora y media que dura su metraje.

Olvídense de puntuaciones de filmaffinity y de aquellos títulos bendecidos por los popes de la crítica y concédanle una oportunidad… Excelente.

José Luis Vázquez