viernes, 19 de julio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

En el anonimato se vive muy bien

Rosa Márquez, locutora

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

La biblioteca de los libros rechazados ()

Director: Rémi Bezançon

Intérpretes: Fabrice Luchini, Camille Cottin, Alice Isaaz, Bastien Bouillon

Sinopsis: Una joven editora descubre una novela magistral escrita por Henri Pick, un cocinero fallecido dos años antes. Según su viuda, Pick jamás leyó un libro y lo único que escribió en su vida fue la lista de la compra. Cuando la novela se convierte en un éxito de ventas, un crítico literario escéptico y obstinado se une a la hija de Pick para desentrañar el misterio.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 3 estrellas

El título en español, LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS, es más sugerente que el original, bastante más convencional, EL MISTERIO DE HENRI PICK. Lástima que en lo referido a su sustancia, a su contenido, no se impregne de tan prometedor enunciado.

El meollo argumental es una novela que descubre una joven editora y que resulta ser toda una revelación literaria. Tan sugestivo punto de partida deriva en una rutinaria intriga, en la que lo más importante acaba realmente siendo la aproximación de su dispar pareja protagonista, unos convincentes en sus registros arrogantes o desconfiados Fabrice Luchini y Camille Cottin.

Su mayor inconveniente es que en ningún momento acaba por succionarme en su torbellino dramático e intrigante. Todo es un déjà vu sin mayor gracia ni chicha. Todo muy académico, muy francés en el mejor sentido y en el no tanto.

Incluso llega un momento que me acaba dando un poco igual el dichoso misterio del susodicho Henri Pick, si realmente él fue el autor o no de la perla descubierta.

Varios serán los que utilicen, utilicemos, el socorrido término amable para referirnos a un tipo de cine que, con todo, contribuye a mantener la industria, pues el espectador que asiste a la sala es probable que no se aburra y no creo que se sienta en un buen porcentaje ni estafado ni defraudado.

Es como una de esas películas que se pueden ver en la sobremesa de un sábado o domingo, que no provocan frío ni calor y que consiguen discretamente su propósito de distraer. Ni más ni menos, ni menos ni más.

José Luis Vázquez