domingo, 18 de agosto

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Yo diría que soy un padre guay y 'cool', pero igual mis hijas dicen que doy pena

Santiago Segura, actor y director de cine

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Mia y el león blanco ()

Director: Gilles de Maistre

Intérpretes: Daniah De Villiers, Mélanie Laurent, Langley Kirkwood, Ryan Mac Lennan, Lionel Newton, Lillian Dube, Brandon Auret

Sinopsis: Una joven que se ha trasladado con sus padres desde Londres a África desarrolla un vínculo sorprendente y especial con un león salvaje. Su increíble amistad la impulsa a viajar por la sabana para salvar a su mejor amigo.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 3 estrellas

No siempre las películas que suponen un largo esfuerzo de tiempo invertido o prolongado en las mismas supone excelencia. Para ser más preciso, no todos los empeños tipo BOYHOOD o trilogía BEFORE se saldan con tan extraordinario resultado. Lo cual no quiere decir que haya otras que alcancen un respetable y digno nivel, como es el caso de esta pro animalista MIA Y EL LEÓN BLANCO.

Tres años se han empleado en su rodaje en Sudáfrica, de tal manera que los actores y los animales fueran filmados según iban creciendo. Un rodaje arduo, laborioso, recompensado por una credibilidad patente en todo momento. Llega esta hasta tal punto que las escenas entre el susodicho león blanco del título y la adolescente que lo acoge (una creíble Daniah De Villiers) no responden en ningún momento a efecto especial o digital alguno, sino que resultan auténticas en todo instante.

Dejado claro estos aspectos positivos, también es obligado aclarar que su argumento resulta excesivamente nimio, sin mayor fuste o relevancia. Pasada más o menos media hora de metraje, se erige en un pequeño lastre para el desarrollo del relato, incluso acaba siendo redundante.

Queda eso sí, la simpatía que despierta la amistad entre esa cría y el singular cachorro blanco. Otra virtud es que no necesita tirar de gazmoñerías ni sensiblerías para trasladar su trama y discurso. Y, por supuesto, supone un aldabonazo ante la acelerada extinción de este carnívoro –en su totalidad- en el continente africano.

Moderadamente recomendable para familias y espectadores de amplias miras o con conciencia ecologista. Es un trabajo respetable, meritorio y atractivo de contemplar.

En mi recuerdo de este subgénero, quedan aquellos dos encantadores y pioneros títulos sesenteros titulados NACIDA LIBRE (protagonizado por la entrañable Elsa la leona) y DAKTARI (aquí con un rey de la selva bizco, generador de una serie televisiva). Por no remitirme –aquí con paquidermos- al mini clásico de los 30 SABÚ-TOOMAI DE LOS ELEFANTES o el formidable e inicial ciclo del Tarzán de la Metro con el entrañable Johnny Weissmüller.

José Luis Vázquez