jueves, 21 de junio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Hemos alargado la vida de animales, nada indica que no se podrá hacer en humanos

Juan Carlos Izpisua, bioquímico

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Un pliegue en el tiempo ()

Director: Ava DuVernay

Intérpretes: Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Storm Reid, Zach Galifianakis, Chris Pine, Gugu Mbatha-Raw, André Holland, Levi Miller, Bellamy Young, Rowan Blanchard, Will McCormack, Michael Peña, Daniel MacPherson

Sinopsis: Tras la desaparición de su padre científico, tres seres peculiares envían a la joven Meg, a su hermano Charles y su amigo Calvin al espacio para intentar encontrarlo. Adaptación de la novela de Madeleine L'Engle. (FILMAFFINITY)

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 1 estrellas

Quien me iba a decir que Disney iba a ser la generadora del mayor fiasco que llevo visto en los dos meses y medio que llevamos de 2018.

Un tostón pretencioso, algo que rara vez se le puede adjudicar a la factoría, lo de pretencioso, incluso lo de tostón. Lo más cerca que estuvo de ello fue con FANTASÍA y su secuela –FANTASÍA 2000- décadas después, y ambas producciones/operaciones se saldarían con excelente nota.

La verdad es que me resulta complicado por donde comenzar a –algo que detesto, no lo paso nada bien, les doy mi palabra- a despellejar esto. Si por sus imágenes naif, su lamentable sentido del ritmo, las penosas composiciones de actrices magníficas (Oprah Winfrey, Reese Witherspoon), los niños tan sosainas o cargantes salvo Storm Reid/Meg Murray (achacable más bien a como los ha utilizado el director, en este caso directora, Ava DuVernay) o esos acartonados, trascendentes y ridículos personajes.

Sí, claro, los efectos digitales no están mal, es lo menos que se le podría pedir a una superproducción de estas características, pero ni mucho menos constituyen nada destacable.

El tedio es manifiesto en todo momento, por momentos sobrecogedor. La banda sonora de Ramin Djawadi trata de disimularlo, pero lo único que se consigue es que todo resulte aún más chirriante y machacón.

Su exceso, su sobrecarga de elementos dispares y hasta confusos, acaba provocando mi hastío y saturación. Nada o casi nada me convence en esta fantasía petulante, inflada, recargada e inane.

Mucho, demasiado agujero negro advierto aquí ¿Pero es que sus autores no han visto INTERSTELLAR?

José Luis Vázquez