domingo, 24 de junio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Los niños que se ensucian en el campo lidiarán mejor con la vida

Richard Louv, periodista y escritor

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Sola en casa ()

Director: Peter Lepeniotis

Intérpretes: Animación.

Sinopsis: Chloe y su madre se ven obligadas a mudarse a una casa con gnomos en el jardín. Chloe y su amigo Liam pronto descubren que la casa esconde algo: los gnomos están vivos. Durante años han estado protegiendo al planeta de unas criaturas llamadas Troggs, que han invadido la casa a través de un portal de otro mundo. Chloe y Liam tendrán que unir fuerzas con los gnomos para luchar contra los Troggs y salvar el mundo. (FILMAFFINITY)

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 2 estrellas

No da juego para demasiadas reflexiones ni para ponderar demasiadas virtudes esta película de animación canadiense, de lógicas y entendibles hechuras estadounidenses. Y es que quien está detrás de su concepción, Peter Lepeniotis (originario del país de la simpática Policía Montada, sobre todo desde que la pusiera de moda hace décadas el magnífico y robusto cineasta Cecil B. DeMille), responsable otrora de dar contorno a algunos de los personajes de las maravillosas CASPER (en concreto, de cincelar a su ectoplásmico protagonista, aunque la película esté realizada con personajes reales), TOY STORY 2 o FANTASÍA 2000.

Hace unos años que se independizó de las servidumbres de los grandes estudios y desde hace tiempo viene haciendo sus propias y más modestas propuestas, como el simpático díptico OPERACIÓN CACAHUETE. Por supuesto, en un profesional reputado como este, la capacidad técnica está garantizada. Pero, como ya he repetido en tantas ocasiones, no solo con ello es suficiente para dar aliento y redondez a sus higiénicas criaturas.

Y este es precisamente el mayor escollo que encuentro en esta aventura de gnomos, maliciosas criaturas llamadas troggs, casas encantadas (el comienzo me genera expectativas a lo MONSTER HOUSE pero se diluyen al poco rato) y niñas perspicaces. Que los árboles tapan el frugal bosque, pero hay más defectos.

Barullo, mucho barullo e infantilismo se dan cita en exceso en la esencia de su argumento, lo cual acaba resultando un obstáculo insalvable.

Seguramente los más pequeños disfrutarán con los efectos y las payasadas muy de su edad de los monstruitos.

Ofrece algún momento a tener en cuenta, como esas niñas “cool”  permanentemente embobadas y adosadas a sus respectivos móviles, pero me temo que este rasgo pase desapercibido, hasta puede que les genere gracia y hermanamiento.

La saturación del género que esta brillando en las dos últimas décadas y viviendo su edad de oro, es en algunas ocasiones todo un inconveniente, pues se produce también bastante saldo entre tanto oro.

 

José Luis Vázquez