domingo, 24 de marzo

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La vida ha sido dura para mí, pero ser actriz es pan comido

Carmen Maura, actriz

Diario de un Cinéfilo Compulsivo

 

Jueves, 14 de marzo

Imprimir artículo

Foto: una escena de Corgi: Las mascotas de la reina/The Queen's Corgi

-El quinto y último estreno del fin de semana lo he visto en realidad el día anterior, miércoles, pero por la premura de tiempo, lo traslado a este jueves. Es una –nunca mejor dicho- animada producción belga, CORGI: LAS MASCOTAS DE LA REINA (THE QUEEN´S CORGI) que me ofrece un ratillo entretenido.

De la filmografía del cineasta, productor y guionista belga, Ben Stassen director exitoso de películas de viajes en CGI y buen animador he visto cinco de sus siete trabajos firmados hasta la fecha, todos ellos dentro de este segundo apartado: su debut en 2008 con la simpática VAMOS A LA LUNA (primera producción belga creada para 3D en este campo), LA CASA MÁGICA, ROBINSON UNA AVENTURA TROPICAL, EL HIJO DE BIGFOOT y el que me aquí me ocupa.

Tan solo me faltan por conocer las dos entregas de LAS AVENTURAS DE SAMMY, las peripecias de la infancia -52 años- de una tortuga que le servían como punto de partida para alertar sobre los efectos del calentamiento global.

 En CORGI procura amable distracción, entretenimiento y respetable calidad de animación de atractivos trazos clásicos.

Las andanzas de la principal mascota de la Reina Inglaterra Isabel II (por cierto, en la versión original le pone voz la excelente actriz inglesa Julie Walters; de la de su marido consorte, Felipe de Edimburgo se encarga el veterano Tom Courtenay) , el corgi del título, se siguen con agradable ligereza.

Ofrece humor, diversión, con algún que otro buen gag (ese comienzo que va recogiendo el crecimiento de Rex. Y aunque contiene alguna intención satírica supuestamente dirigida a los adultos (no deja de tener su gracia esa "caricatura" selfie de Donald Trump), creo que serán los niños sus principales destinatarios. Ellos seguramente valoren más que nadie al personaje principal y a la otra estrella de la función, el también can Tyson (hace honor a su nombre). No quiero olvidarme tampoco de Wanda, una conveniente puesta al día de la Lady de LA DAMA Y EL VAGABUNDO.

Agradecerán igualmente algún giro argumental que bien podría causarles alguna estimulante sorpresa. Todo ello en un do menor que no por ello debe ser ninguneado.

Cine infantil sin demasiado alcance ni proyección, pero grato a la vista. Veinte millones de dólares bien invertidos.

-En Los Jueves al Cine he programado un título inicialmente seleccionado para la semana anterior, UNA CUESTIÓN DE GÉNERO (ON THE BASIS OF SEX), pero que hubo que aplazar por coincidir con la lógica –en víspera del Día de la Mujer- programación del mismo por parte de la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Ciudad Real. Buena asistencia... 140 espectadores:

Leo con asiduidad el término convencional aplicado a UNA CUESTIÓN DE GÉNERO, y también a la reciente, flamante y merecida ganadora del Oscar GREEN BOOK. Y a tantas otras muchas producciones “made in USA” a lo largo de las décadas. Al igual que también veo o escucho adjudicar otros calificativos similares como previsible y calculada.

Miren, de verdad, de verdad de la mía claro, vengo escuchando esto desde que me dedico a la crítica de cine hace treinta y cuatro años. Traducido en plata, y teniendo en cuenta que esto suele proceder mayoritariamente de mis colegas y de cinéfilos alternativos, viene a traducirse en mi lenguaje, en películas norteamericanas preferentemente, espléndidas en su mayoría e impecablemente narradas. Lo de siempre desde el origen de los tiempos del cinematógrafo.

Por tanto, si lo que les gusta disfrutar es de una propuesta intachablemente clásica y lineal, una de esas maravillosas “biopic” que tanto detestan los de mi gremio por estos pagos, no lo duden, esta es una apuesta segura.

Se centra en la historia vital de una mujer real (atentos al final), Ruth Bader Ginsburg, singular, obstinada, tenaz, preparadísima, en la que dulzura y fortaleza forma un todo armónico, una firme defensora de los derechos de las mujeres, de la igualdad legal entre estas y los hombres.

La segunda de la historia de la jurisprudencia estadounidense (tras Sandra Day O´Connor) en ser nombrada jueza dela Corte del Tribunal Supremo de los Estados. El hecho se produjo en 1993, con una aplastante votación en el Senado de 96 votos favorables y tan solo 3 en contra.

Conocida afectuosa y popularmente como NOTORIOUS R.G.B. (como tal ha competido también en la edición de este año de los Oscar un documental sobre su persona), es todo un icono de los derechos femeninos, de la justicia y de la sociedad allende o más allá de río Grande.

La directora Mimi Leder, por lo común una aséptica y correcta profesional (EL PACIFICADOR, DEEP IMPACT, THE CODE), logra el mejor trabajo de su carrera –junto a CADENA DE FAVORES- plasmando los puntos de inflexión reivindicativos y profesionales –incluso unos cuantos familiares- sin necesidad de tirar de virtuosismo fútil o de alardes de ningún tipo, ateniéndose a las reglas más provechosa y felizmente elementales del cine de siempre de su país. Traducido al español más claro… un trabajo ágil, emotivo en varios de sus pasajes y perfectamente contado.

Va a lo importante, al grano y elimina toda la paja que le es posible. Su poda es francamente efectiva. Y volviendo al asunto de su emotividad, toda la parte final lo es en grado sumo, puede provocar fácilmente la lágrima o el entusiasmo incondicional, amén de algunas secuencias, como esa preciosa y cálida, en la que un padre –su esposo- conversa con su hija rebelde para aplacar una previa discusión con la madre.

Se resiente para bien, para su mayor convicción, en un reparto de lo más ajustado, encabezado por la siempre espléndida y aquí aguerrida Felicity Jones, que encarna perfectamente a esa mujer capaz de aunar tesón, dulzura, testarudez, fortaleza y convicción, reconocible por esos pañuelos anudados al pelo tan típicos de la época de juventud que le tocó vivir.

Y tal vez esta, pueda parecerlas una crítica no al uso, no era esa mi intención, lo aseguro, pero al menos espero que tengan una perspectiva clara y muy concreta a la hora de acudir a verla.

Vamos, que, si deciden concederle una oportunidad, me parece una decisión de lo más acertada. Ah… resulta aleccionadora en el mejor de los sentidos.