miercoles, 19 de diciembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Estáis robando el futuro a vuestros hijos

Greta Thunberg, adolescente sueca de 15 años en la cumbre del clima de la ONU

Diario de un Cinéfilo Compulsivo

 

Miércoles, 5 de diciembre

Imprimir artículo

Foto: Jakob Cedergren en The guilty/The guilty

-Veo el quinto y notabilísimo estreno procedente del pasado fin de semana. Esta vez de origen nórdico, danés para más señas, que se revela de gran calidad. Su título, THE GUILTY es tal cual el original, algo cuya traducción vendría a ser LA CULPA:

Es la candidata por Dinamarca en la inminente edición de 2018 de los Oscar a la mejor producción de habla no inglesa. Merecidamente. Pues este “thriller” de elevadas cotas de angustia no solo resulta un alarde técnico, al transcurrir tan solo en una habitación y otra anexa, de un servicio de emergencias de la policía, sino porque constituye en sí mismo un apasionante ejercicio que provoca pavor utilizando tan solo la palabra, un ejemplar dominio de la puesta en escena y del montaje, ausencia de distrayente música y el rostro entre crispado, atenazado y doliente de un individuo, lo que da pie a una formidable y sobria actuación de su intérprete principal –no diré que exclusivo, porque no es verdad y tampoco sería justo para los que ponen las voces al otro lado del auricular-, el para mí desconocido Jakob Cedergren (en su filmografía figura algún título prestigioso como SUBMARINO, que también desconozco).

Adquiere aún más relevancia si se tiene en cuenta que supone la opera prima de su director, Gustav Möller, que demuestra una pericia, una destreza verdaderamente admirable. Por ponerles un símil más o menos reconocible, tengo que citar la excelente BURIED (ENTERRADO) de Rodrigo Cortés. Hay más, pero este resulta revelador al transcurrir íntegramente en un ataúd.

Les aseguro, hablo en primera persona claro, que no consigo despegar ni un instante la mirada respecto a lo que sucede en pantalla. Son noventa minutos de verdadera desazón, en la que no hay que dar por hecho ni resuelto nada.

Y es que cuando hay detrás una historia bien urdida y medida y todo lo anteriormente expuesto arropando la misma, eso en tiempos tan cacareado por muchos profesionales del cine español de no disponer de presupuesto es una excusa barata, como perfectamente desmonta este “thriller” casi minimalista, pero de un vigor y singularidad inusuales.

Apostilla de Jorge Fernández-Bermejo:

"Por cierto, "The Guilty" excepcional, creo que es debut, y para ser debut, hay que seguir la pista a este danés. Lo mejor que se le puede decir a esta película es que no les sobra ni un segundo, la historia, la intriga está muy bien racionada, con las sorpresas justas y sin ningún artificio ni lugar común. Otra nota que podría describirla es su sobriedad, empezando por su actor protagonista, y siguiendo por lo que te están contando, los impactos que te llevas durante la película son tremendos, pero no hay truculencia, ni excesos. También en la ausencia de música, o en la falta de emotividad de la que aparece, lo cual, redunda en asepsia (algo muy del movimiento Dogma, precisamente danés). Realmente es una reflexión sobre eso, la culpabilidad, por eso, el momento que más me gusta es ese en el que creo que el personaje, policía,  habla con su compañero de patrulla, y de repente una luz roja se apodera del plano, creo que es un momento moral, muy del cine de Paul Schrader. Por último, una opinión mía, no sé si muy disparatada, pero en el tempo narrativo, por esa virtud de tiempo real, hizo que recordara "High noon" de alguna manera. En definitiva, me alegro de que su pase por Sundance haya permitido su pase en pantalla grande, formato en el que por los siglos e los siglos debe seguir viéndose el cine."