miercoles, 8 de abril

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Barricada Cultural

 

Elemental: Sherlock da solución a un disparatado caso en una ridícula investigación "post mortem"

por Lucas Alba

Imprimir noticia

Antes de su paso por Madrid, programada en el Teatro Luchana estas pasadas Navidades, ya fue programada en Valdepeñas en sus fiestas de la vendimia y el vino. Ahora, de lleno en su gira de invierno-primavera, tiene programadas numerosas funciones en nuestra región, siendo en este fin de semana en las La Solana, tras previas escalas en Daimiel y Manzanares. Por ello reparamos en esta versión que convierte la función en una disparatada y absurda propuesta sustentada en el legendario legado del más famoso detective británico.

El comienzo de este relato se sitúa en el momento de la desaparición de Holmes, al que se le considera muerto, que se produce tras su caída a un barranco. Se ha producido previamente una desternillante persecución en coches de caballos y una despiadada pelea con el criminal Moriarty que se produce durante el en el desarrollo de una investigación que tenía por objetivo acabar con la malvada organización del criminal profesor. A partir de ahí se suceden ingeniosos gags, mordaces y absurdos diálogos y mucho ingenio visual, mantener el universo creado por Conan Doyle en el desarrollo de la trama.

Ya desde el principio la función se muestra descaradamente gamberra, rayando la broma pesada y exhibiendo un tono de dudoso gusto; Vicenç Miralles, David Tenreiro, Emilio Gavira y Sergio Pazos es el plantel de actores que se mueven con total soltura y absoluta carencia de sentido del ridículo Es una función descarada y feliz ejecutada entre risas. La desfachatez e insolencia preside el desarrollo de la que dirige David Ottone, fundador de la conocida compañía de teatro Yllana, dando vida al texto de David Tenreiro, concitado un excepcional elenco de actores que exhibe un elevado nivel profesional sobre el escenario.

Shrlock Holmes es una figura que atrae a propios y extraños, siendo uno de los personajes más adaptados, casi siempre de un modo serio. Esta es una de las ocasiones en que el humor acompaña al personaje en el desarrollo de una obra que arranca paradójicamente cuando el fiel ayudante del inspector la da por finalizada, apresurándose a solicitar al público dejar sus asientos y abandonar la sala.

Se recrea la ambientación del Londres de principio del siglo XX. Momento en el que los periódicos informan de la desaparición y muerte de Holmes y Moriarty. Watson se sorprende con la reaparición del inspector que se dispone a explicar lo acontecido. En ese momento son visitados por el Duque de York solicitándoles acepten una tarea. Está a punto de hacerse público su compromiso de matrimonio y deben recuperar una fotografía que le compromete al aparecer desnudo con una mujer. Holmes y Watson visitarán a esta señorita para recuperar la foto que suponen tiene, quien le informa de su entrega a un ex amante que creen muerto por lo que consideran cerrado el caso. El Duque será extorsionado por la persona que se creía muerta quien exige una valiosa joya de la prometida a cambio de entregarles la foto. Holmes logrará recuperar la foto tras resolver enigmáticos problemas y mantener una lucha despiadada con el extorsionador que ha resultado ser el malvado Moriarty, quien acorralado consigue escapar llevándose a una persona del público como rehén. Todo esta historia se desarrolla de un modo irrisorio y con una conclusión inesperada e igualmente divertida que se deberá descubrir asistiendo como público a la representación.

Sherlock Holmes, se muestra como un personaje consciente de su propia inmortalidad. Capaz de traspasar las barreras del tiempo que lo circunscriben a la fascinante época victoriana. Se recrea la fabulosa estética y atmósfera de su éporca, con unos personajes secundarios a la altura del mito, como lo son su fiel amigo y confidente el Doctor Watson, el malo malísimo del profesor Moriarty y la amante enigmática Sra Alder.

 

Sábado 15 de febrero en el Teatro Tomás Barrera a partir de las 21:00 h.

“LA MUERTE DE SHERLOCK HOLMES”. Teatro. Comedia.

Precio de las localidades: 10 euros en venta anticipada. 12 € en taquilla.