jueves, 24 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Ser un poco Sancho no te saca de ser Quijote

Juan José Campanella, guionista y director de cine

Barricada Cultural

 

La muerte del Poeta Supremo

por María Delgado

Imprimir noticia

En Rávena (Italia), un 14 de Septiembre de 1321, fallecía el Poeta Supremo, padre de la lengua italiana, autor de una de las obras más universales, la Divina Comedia, culmen de la literatura renacentista y clásico entre los clásicos.

Nacido en Florencia, no se sabe con certeza en qué fecha, fue bautizado como Durante di Alighiero degli Alighieri, y para la Historia se quedaría siempre con el diminutivo de Dante Alighieri.

Gran amante de su ciudad, y de todo lo italiano, Dante participó en las intrigas y las batallas políticas de su tiempo, siendo más tarde desterrado de su querida Florencia, y muriendo en el exilio. Siglos antes de que existiese un proyecto real de reunificación de la península italiana, el poeta fue ya un firme defensor de la unidad.

En sus tratados sobre política, Dante postulaba la separación de la Iglesia y el Estado, así como de la necesidad de resucitar el poder del Sacro Imperio Romano Germánico.

Desde niño fue un entusiasta de la poesía toscana, y del poeta romano Virgilio. Fue discípulo en sus años mozos del insigne humanista Brunetto Latini, y más tarde tuvo amistad con el poeta Cavalcanti.

A la tierna edad de nueve años, Dante conocería al gran amor de su vida, Beatrice Portinari, por quien suspiraría durante toda su existencia, y a quien dedicaría su gran obra, la Divina Comedia. Se enamoró de ella a primera vista, sin tan siquiera haber cruzado ambos ni una palabra. Se cree que a lo máximo que llegaron fue a dedicarse algún saludo por las calles de Florencia, pero el poeta estuvo plenamente obsesionado por la bella Beatrice, a quien consideraba la mujer perfecta, digna del platónico Amor Cortés, al más puro estilo trovadoresco, que él sentía, y que le hizo dedicarle prosa y poesía.

Beatrice moriría en 1290, con sólo veintitrés años de edad, dejando desconsolado a Dante, que se refugiaría en sus otras grandes pasiones: la Literatura y la Política.

Escribiría su obra maestra entre 1304 y su muerte, redactándola en el idioma toscano, embrión del italiano actual. Es una epopeya alegórica, dividida en tres partes, Infierno, Purgatorio y Paraíso, que el autor va recorriendo acompañado primero de su admirado poeta Virgilio, y finalmente por su amada Beatrice. Dante, Virgilio y Beatrice, los tres personajes principales, simbolizarían al Hombre, la Razón y la Fe.

Sus obras inspiraron a pintores y literatos de su época y de épocas posteriores, y ya su contemporáneo, y también grande de la Literatura Renacentista, Giovanni Bocaccio escribió su biografía, Tratatello in Laude di Dante.

Como un dato curioso sobre este Grande de las Letras, podemos decir que tiene su propio cráter de impacto en la cara oculta de la Luna, el Cráter Dante.

Y para terminar esta breve sinopsis, sólo me queda recomendaros leer, o bien releer, la maravillosa Divina Comedia. Sus estrofas son una verdadera delicia, y nos sirven para conocer bastante de la mentalidad imperante en la época y los personajes que influyeron en ella.

Il Sommo Poeta vivirá eternamente en sus obras inmortales.

¡Nos leemos!

 

Foto: noticias.universia.es