domingo, 25 de agosto

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Hay que ser conscientes de nuestra idiosincrasia, la picaresca española

José Carlos Gómez Villamandos, presidente de la Conferencia de Rectores (CRUE)

Barricada Cultural

 

Serieadictos: Dope

por Isidro Cruz Villegas

Imprimir noticia

“Estos no son actores, esto es el narcotráfico. Vamos a documentar los dos lados de la Ley, se han cambiado los nombres para proteger a los inocentes y a los culpables”.

Esta el frase introductoria de una de las series documentales de éxito de la plataforma de Netflix, cuenta con 3 temporadas, doce capítulos de una duración aproximadamente de 40 minutos.

Una serie de impacto, que visualiza la más cruda realidad del mundo de las drogas desde Tijuana a Nueva York. La lucha de la DEA y la policía de Aduanas contra los narcotraficantes es constante, es un reto, donde se pone en juego la vida de personas y la supervivencia del negocio. DOPE nos sumerge en un ambiente sórdido, donde nos muestra a cara tapada, los testimonios más duros de los narcos, así como de los propios consumidores drogodependientes, que describen como su vida se les escapa, pero que no pueden o no quieren hacer nada para impedirlo. Unos hablan de dinero y los otros del subidón, del estimulante y adictivo subidón que les hace olvidar sus problemas y les cerca a la muerte.

Cada capítulo se centra en el tráfico y consumo de un tipo de droga, desde la cocaína, heroína, marihuana, crack, MDMA … y nos muestra el grado de maldad que puede alcanzar el ser humano. Los diferentes personajes aparecen sin heroicidades, sin glamour, todo lo contrario, se nos muestran sin escrúpulos, sin piedad, sin alma. Las bandas, los camellos, los narco países, los carteles de la droga generan un negocio de miles de millones de dólares basados en la muerte de personas en todo el mundo.

La droga mata, así de simple, y esto es aprovechado por gente sin escrúpulos, para enriquecerse a costa de la enfermedad y dependencia de unos drogadictos que están dispuestos a mentir, robar, prostituirse y todo lo que esté en su mano por una dosis. Lo que para unos es un negocio, para otros su trabajo y para los últimos, la supervivencia.

No recomendable para menores de 16 años.

Obligatoria su visión.