miercoles, 26 de septiembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Tenemos motivos para estar orgullosos de la educación superior en España

Felipe VI, Rey de España

Barricada Cultural

 

Los nuevos derechos para la protección de datos personales

por Teresa Utrilla (Máster en Economía y Derecho del Consumo)

Imprimir noticia

El pasado 25 de mayo comenzó a aplicarse el Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos.

Esta nueva normativa es directamente aplicable sin necesidad de transposición, no obstante las normas internas nacionales podrán incluir algunas precisiones en aquellos aspectos de la regulación en que sea posible, aunque en la mayoría de los casos no será necesario, dado el nivel de desarrollo del Reglamento. De hecho está en plena tramitación parlamentaria la nueva Ley que sustituirá a la vigente Ley Orgánica de Protección de Datos.

A partir de ahora son aplicables nuevas obligaciones para los profesionales, las empresas y las administraciones públicas y las personas físicas cuentas con nuevas garantías en el ejercicio de los derechos para la protección de sus datos personales.

Para empezar, las solicitudes relacionadas con el tratamiento de datos personales serán gratuitas, salvo las manifiestamente infundadas o excesivas y deberán responderse en el plazo de un mes prorrogable dos meses más, si la complejidad del caso o el número de solicitudes lo requieren.

El responsable está obligado a informar sobre los medios (que deben ser accesibles) para ejercitar estos derechos, sin que se pueda denegar el derecho porque el titular de los datos opte por otro medio. Si la solicitud se presenta por medios electrónicos, la información se facilitará por estos medios cuando sea posible, salvo que el interesado solicite que sea de otro modo; y si no se da curso a la solicitud, se informará a más tardar en un mes, de las razones de su no actuación y la posibilidad de reclamar ante una Autoridad de Control.

Los denominados derechos ARCO (Acceso, la Rectificación, la Cancelación y la Oposición al tratamiento de tus datos personales) se han transformado, de forma que algunos se mantienen, otros se amplían y surgen otros nuevos:

1.- Derecho de acceso, que consiste en dirigirse al responsable del tratamiento para conocer:

- Si está tratando o no nuestros datos y, en el caso de que se esté realizando dicho tratamiento, obtener una copia de los datos objeto del mismo.

- Los fines del tratamiento, las categorías de datos que se traten, los destinatarios o las categorías de destinatarios a los que se comunicaron o serán comunicados (en particular destinatarios en países terceros u organizaciones internacionales).

- El plazo previsto de conservación o si no es posible, los criterios utilizados para determinar este plazo.

- La existencia del derecho del interesado a solicitar al responsable: la rectificación o supresión de sus datos personales, la limitación del tratamiento de sus datos personales u oponerse a ese tratamiento, así como el derecho a presentar una reclamación ante una Autoridad de Control.

- Cuando los datos personales no se hayan obtenido directamente, cualquier información disponible sobre su origen.

- La existencia de decisiones automatizadas, incluida la elaboración de perfiles indicando la información significativa sobre la lógica aplicada, la importancia y las consecuencias previstas de ese tratamiento para el interesado.

- Cuando se transfieran datos personales a un tercer país o a una organización internacional, las garantías adecuadas en las que se realizan las transferencias.

2.- Derecho de rectificación, consistente en la rectificación de los datos personales que sean inexactos, sin dilación indebida del responsable del tratamiento. Asimismo, teniendo en cuenta los fines de éste, existe el derecho a que se completen los datos personales que sean incompletos.

3.-Derecho de oposición, mediante el cual nos podemos oponer a que el responsable realice un tratamiento de los datos en los siguientes supuestos:

- Cuando sean objeto de tratamiento basado en una misión de interés público o en el interés legítimo, incluido la elaboración de perfiles, el responsable dejará de tratar los datos salvo que acredite motivos imperiosos que prevalezcan sobre los intereses, derechos y libertades del interesado, o para la realización de reclamaciones.

- Cuando el tratamiento tenga como finalidad la mercadotecnia directa (conjunto de técnicas y estudios que tienen como objeto mejorar la comercialización de un producto), incluida también la elaboración de perfiles, si se produce la oposición los datos personales dejarán de ser tratados para dichos fines.

4.- Derecho de supresión ("derecho al olvido"), en determinadas circunstancias:

- Cuando los datos ya no sean necesarios en relación con los fines para los que fueron recogidos o tratados de otro modo.

- Cuando el tratamiento se ha basado en el consentimiento prestado al responsable y éste es retirado, siempre que no se base en otra causa que lo legitime.

- Cuando se ejercita la oposición al tratamiento y ésta se fundamenta en el interés legítimo o en el cumplimiento de una misión de interés público y no han prevalecido otros motivos para legitimar el tratamiento o cuando los datos han sido objeto de mercadotecnia directa.

- Cuando los datos han sido tratados ilícitamente.

- Cuando los datos deben suprimirse para el cumplimiento de una obligación legal establecida en el Derecho de la Unión o de los Estados miembros que se aplique al responsable del tratamiento.

- Cuando los datos se han obtenido en relación con la oferta de servicios de la sociedad de la información (datos de menores).

El derecho de supresión obliga al responsable del tratamiento que haya hecho públicos datos a indicar a los responsables del tratamiento que estén tratando tales datos que supriman todo enlace a ellos, o las copias o réplicas de tales datos. No obstante, este derecho no es ilimitado, de tal forma que puede ser factible no proceder a la supresión en determinados casos (por ejemplo para el cumplimiento de una obligación legal).

5.- Derecho a la limitación del tratamiento:

Este nuevo derecho consiste en obtener la limitación del tratamiento de los datos que realiza el responsable, en dos vertientes posibles:

1. Se puede solicitar la suspensión del tratamiento de los datos:

* Cuando se impugnen la exactitud de los datos durante el plazo que permita al responsable su verificación.

* Cuando se haya ejercitado oposición al tratamiento que el responsable realiza en base al interés legítimo o misión de interés público, mientras aquel verifica si estos motivos prevalecen sobre los de la persona afectada.

2. Se puede solicitar la conservación de los datos:

* Cuando el tratamiento sea ilícito y el afectado se haya opuesto a la supresión de sus datos solicitando la limitación de su uso.

* Cuando el responsable ya no necesite los datos para los fines del tratamiento, pero el interesado los necesite para reclamar.

6.- Derecho a la portabilidad, nuevo derecho que refuerza el control de nuestros datos. Consistente en que cuando el tratamiento se efectúe por medios automatizados, recibamos nuestros datos personales en formato estructurado, de uso común, de lectura mecánica e interoperable, de forma que puedan ser trasmitidos a otro responsable del tratamiento, siempre que el tratamiento se legitime en base al consentimiento o en el marco de la ejecución de un contrato. Este derecho no se puede aplicar cuando el tratamiento sea necesario para el cumplimiento de una misión de interés público o en el ejercicio de poderes públicos conferidos al responsable.

7.- Derecho a no ser objeto de decisiones individualizadas, nuevo derecho que nos garantiza no ser objeto de una decisión basada únicamente en el tratamiento de nuestros datos, incluida la elaboración de perfiles, que produzca efectos jurídicos sobre nosotros. Estaríamos hablando de tratamientos de datos que evalúen aspectos personales (analizar o predecir el rendimiento en el trabajo, situación económica, salud, preferencias o intereses personales, fiabilidad o el comportamiento).

Este derecho no será aplicable en determinados casos, como por ejemplo cuando sea necesario para la celebración o ejecución de un contrato entre la persona y el responsable, pero con la garantía de poder impugnar cualquier decisión con la que no estemos de acuerdo.

8.- Derecho de información, cuando se recaben los datos. La Agencia Española de Protección de datos recomienda que se facilite por capas o niveles, facilitándonos una información básica en el momento en que se recogen los datos (identidad del responsable, descripción sencilla de los fines del tratamiento, base jurídica del tratamiento y referencia al ejercicio de derechos) remitiéndonos el resto de información posteriormente, dentro de un plazo razonable, y más tardar en un mes, salvo que los datos vayan a utilizarse para comunicarse con nosotros, caso en que la información se nos remitirá con la primera comunicación o si está previsto comunicarlos a otro interesado, a más tardar en el momento en que los datos sean comunicados por primera vez.

 

Foto: elconfidencial.com