Sociedad

13/09/2017

Ilusión, fervor y emoción en La Solana por el traslado de la Virgen de Peñarroya a su altar

La Virgen de Peñarroya fue recibida con Ilusión, fervor y emoción por todos los solaneros que la acompañaron en el traslado a su altar situado junto a la Plaza de Toros. Los vecinos de los barrios transitados vistieron diversos altares para recibir a la madre y engalanaron ventanas y balcones, en un ambiente de júbilo y entusiasmo.

Pocos minutos después de las seis de la tarde, partía la imagen de la patrona desde la parroquia de Santa Catalina. Los tamborileros de ‘La caja de la virgen’ y el estandarte abrían el desfile, precediendo a algunas banderas que fueron bailadas durante el trayecto como en las procesiones oficiales. El joven capitán de este año, Alejandro Ruiz-Orejón y los directivos de la cofradía de la Virgen de Peñarroya marchaban a continuación delante de la imagen de la patrona, junto a los párrocos Benjamín Rey y Jesús Navarro. La virgen fue portada en andas y seguida por numerosos fieles que la acompañaron durante todo el recorrido.

A su paso por los distintos barrios, la madre recibió el amor y cariño de los vecinos, siendo constantes los clásicos ‘vivas’ durante todo el itinerario. Se instalaron diversos altares, a cual más original, para que la patrona descansara unos minutos, momento en el que aprovechaban para acercarse a ella y pedirle con devoción. Cada altar se ornamentó con flores, plantas y otra serie de detalles como vistosos mantones, entre otros elementos decorativos.

La gente estaba deseosa de recibir a la madre, como recalcaron algunas vecinas de la calle Cirugeda a la prensa local. Jacin Moreno y María Catalina Mateos-Aparicio reconocieron estar muy ilusionadas en un día histórico para ellas porque la virgen pasaría por la puerta de sus casas. Subrayaron la ilusión y la emoción con las que estaban desarrollando la jornada. Dejaron claro que recibían a la virgen con mucha fe y que todos los vecinos habían colaborado en la preparación de altares y en la decoración de sus fachadas.

Jacin Moreno leyó una nota de agradecimiento a la directiva de la cofradía de la virgen por hacer posible este traslado, mostrando su satisfacción por recibir a la madre. Una circunstancia que propició la unión de todos, según quedó patente.

El cortejo procesional llegó al altar de la virgen junto a la Plaza de Toros pasadas las siete y media de la tarde, dando paso al rezo del rosario y posterior eucaristía. El acto religioso fue concelebrado por los párrocos Benjamín Rey y Jesús Navarro, contando con la colaboración del Coro de Santa María en la parte musical. Numerosos vecinos y fieles siguieron atentamente la celebración eucarística con la que finalizaba la jornada, trasladando a la patrona posteriormente hasta la Parroquia de Santa Catalina.

©2017 Ciudad Real Digital | www.ciudadrealdigital.es