Estreno en Royal City

 

Tres anuncios en las afueras (2017)

Director: Martin McDonagh

Intérpretes: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Samara Weaving, kerry Condon, Nick Searcy, Lucas Hedges, Michael Aaron Milligan, Lawrence Turner, Amanda Warren, William J. Harrison, Sandy Martin, Christopher Berry, Zeljko Ivanek

Sinopsis: Mildred Hayes (Frances McDormand), una mujer de 50 años cuya hija ha sido asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la policía de su pueblo al creer que están más interesados en torturar a los afroamericanos que en hacer justicia. (FILMAFFINITY)

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 5 estrellas

Qué grande es el cine americano cuando es grande. Da igual que sea dirigido por mejicanos, coreanos, húngaros, alemanes o anglo-irlandeses, como el caso del firmante, creador más bien (también se ha responsabilizado del guión) de esto, Martin McDonagh.

Con solo tres largometrajes en las faltriqueras contando el que traigo a colación (su debut fue espléndido, ESCONDIDOS EN BRUJAS, no tanto el siguiente, SIETE PSICÓPATAS, un divertimento parcialmente fallido) se ha labrado ya una gran reputación, aunque ya la arrastraba con anterioridad como dramaturgo teatral (su obra más destacada hasta la fecha tal vez sea EL HOMBRE ALMOHADA).

Su hermano, John Michael, acumula otros tantos de diverso calibre, EL IRLANDÉS, CALVARY y CONTRA TODOS, sobre el segundo, protagonizada por un inmenso Brendan Gleeson.

Su estilo, que bebe del teatro de Harold Pinter y de Quentin Tarantino, también algo más lejanamente –o no tanto- de los hermanos Coen, incluso de la literatura del sureño Carson McCullers, denota en cualquier caso un mundo propio. Se caracteriza por una considerable brutalidad rayana en la crueldad, tremendos estallidos de violencia y muchos tintes que oscilan éntrela sordidez y la vulnerabilidad de sus criaturas. Todo ello lo encontrarán aquí en dosis generosas.

Precisamente de los Coen importa dos elementos fundamentales, la actriz Frances McDormand (esposa además de Joel Coen, ganadora del Oscar por FARGO, puede que obtenga el segundo por esta actuación) y el compositor Carter Burwell. También de dicho título recoge esa querencia por personajes y ambientes de la América profunda, un tanto alejados físicamente de los de Minnesota, allí descritos pero en esencia igual de peculiares.

Y conste que no me importa volver una y otra vez a esos entornos rurales de la América profunda si a cambio se me ofrecen propuestas tan insólitas, renovadas arriesgadas, complejas, apasionantes y sensacionales como TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS.      Pero el listado es interminable, la ya citada obra maestra de los Coen, CUT BANK, la imponente COMANCHERÍA, LA SUERTE DE LOS LOGAN o NO ES PAÍS PARA VIEJOS entre tantas decenas de ilustres ejemplos. Si me tengo que referir a la televisión, ahí está la propia adaptación de FARGO o esa impresionante primera temporada de TRUE DETECTIVE.

Pero volviendo a McDonagh, en lo que se nota más ese carácter caligráfico personal, particular, es en los giros de guión que ofrece en varios momentos, en ese parecer que va por un sitio y sale por uno de al lado, o en que los personajes puedan parecer una cosa y acaben resultando otra. Algo más palpable en algún personaje concreto pero del que no voy a desvelar nada más por motivos obvios de preservar el intríngulis.

La sabrosa ensaladilla resultante surge de las claves del western (contemporáneo), “thriller”, una cierta comedia negra y el drama de paletos, convenientemente rehogado con imprevisibles gotas de humor y con un dramatismo nada shakesperiano.

También hay mucha tristeza, mucha oscuridad de fondo, Y esperanza, por ejemplo en que las personas cambien, o lo hagan al menos algunas de sus actitudes más execrables. Y es que esto va aparentemente de venganza, sí, pero de redención también.

Desde luego quien espere un relato a lo Agatha Christie, se llevará un chasco, Empapándose en las mejores esencias del género, no importa tanto el desenlace criminal como los estados de ánimo, las pinturas de fondo, la atmósfera o unos diálogos que suponen una sacudida, sobre todo los espetados por una casi sardónica madre coraje con remordimientos. En todo esto se consigue la máxima nota.

Añadan una potentísima banda sonora, no me refiero ya al score original, sino a la brillantísima selección de temas escogidos, desde un inesperado CHIQUITITA de ABBA, hasta motivos irlandeses, pasando por The Four Tops o Joan Baez.

Finalmente destacar el trabajo de absolutamente todo el elenco, en especial de una McDormand que borda a esa proletaria vengativa y arisca; de un Woody Harrelson conmovedor (al respecto protagoniza una escena con Mildred que es por lo que he asignado dicho calificativo) y un Rockewll indistintamente expeditivo, salvajemente expeditivo y enternecedor.

Con razón ha sido reconocida en los pasados Globos de Oro con cuatro galardones importantísimos (mejor película dramática, mejor actriz dramática –McDormand-, actor de reparto –Sam Rockwell- y guión), amén de otros reconocimientos en Toronto (premio del Público) o Venecia (guión).

Una obra redonda. Pero cuidado, que puede tener a su máxima competidora para los Oscar en la anhelada LA FORMA DEL AGUA del maravilloso Guillermo del Toro. Y puede que LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO no desmerezca tampoco.

José Luis Vázquez

©2018 Ciudad Real Digital | www.ciudadrealdigital.es