martes, 16 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

No use a Colombia para tapar las enormes falencias de su revolución fracasada

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia (a Nicolás Maduro)

Haciendo las américas

Fiesta

por Lola Romero (Houston)

Llevábamos meses esperándola, y no defraudó en absoluto. Y es que ya es toda una tradición que los españoles que vivimos en este nuestro “bosque”, celebremos la llegada de la Navidad con una fiesta a lo grande.

Evidentemente no estuvimos todos los que somos, de hecho, nosotros por ejemplo es la primera vez que asistíamos, pero me cuentan que a lo largo de los años ha ido aumentando la participación y que lo que empezó siendo una reunión de amigos se ha convertido en un evento en el que conocer gente, intercambiar impresiones y hasta reconectar con antiguos compañeros que llevaban años sin verse. Mención especial merecen por este mérito dos de los veteranos en The Woodlands, Álvaro y Susana, ya bautizados como los “concejales de festejos”.

En esta ocasión, la fiesta fue en casa de Miguel y Carmen, unos amigos nuestros a los que les encantan los saraos y se embarcaron sin miedo (y sin pensarlo muy bien, creo yo) en la preparación de una cena tipo cóctel para más de setenta personas. Y como decía más arriba, a pesar del frío y de la nevada que esa misma mañana nos sorprendió a casi todos, la fiesta fue todo un éxito.

¿Cómo podría no serlo habiendo jamón del bueno? ¡Cómo volaban los platos y los picos de pan para acompañarlo! Creo que quedó bastante claro lo que lo echamos de menos… Pero el jamón fue sólo el principio. Mientras corría el vino de Ribera del Duero, los camareros fueron sirviendo guiso de chipirón en su tinta, aperitivos de bacalao, crema de marisco, hojaldres con chistorra, y un rabo de toro exquisito. Sabores de España, que tuvieron su guinda con postres varios también “patrios”: mousse de turrón, tarta de Santiago... Como dijo uno de los asistentes, “ese menú degustación no lo probamos en ningún sitio a este lado del charco… ¡ni casi al otro!”.

Así que buenísima la comida, y buenísima también la compañía. Fue muy interesante ver el crisol de edades y trayectorias vitales: españoles que trabajan en una petrolera conversando con otros que construyen carreteras, jubilados con papás recientes, gente para la que esta es la cuarta expatriación, otros que prácticamente acaban de aterrizar en la primera, ingenieros y contables, profesores y arquitectos, alumnos de tenis o pádel y músicos, abogados y voluntarios de ONG, cónyuges de Italia, Argentina, México… Y todos reían y se divertían mientras hablaban sin parar.

Fuera, hacía un frío fuera de lo normal en estas tierras, pero dentro, el buen ambiente y las ganas de fiesta avivaban un calor humano que irradiaba “buen rollo” y alegría. Más “alegría” que la que ya daban de por sí el vino, las cervezas y la barra libre… ¡Disfrutamos muchísimo!

Al final, unos más temprano, otros más tarde (o tardísimo para el estándar americano y las pobres babysitters), cuando nos íbamos despidiendo lo hacíamos con un comentario típico: “¿para cuándo la próxima?”. Y se notaba que lo decíamos de verdad.

Quedó claro que habíamos empezado el período navideño con muy buen pie, y muy “a la española”…

 

Fotos: Carlos Collantes

Comentarios (1)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar