viernes, 20 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Castilla-La Mancha está'hoy mucho mejor que hace dos años

Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha

Diario de un Cinéfilo Compulsivo

 

Miércoles, 11 de octubre

Imprimir artículo

Foto: Kate Winslet e Idris Elba en La montaña ante nosotros/The mountain between us

-Quinto estreno del fin de semana que aprovecho para verlo un día en que me resulta antipático asistir a las salas debido a su masificación por ser el del espectador, LA MONTAÑA ENTRE NOSOTROS (THE MOUNTAIN BETWEEN US): Segunda incursión en la industria estadounidense, tras la fallida y casi desconocida THE COURIER, del cineasta palestino con ciudadanía israelí Hany-Abu-Assad.

Constituye su séptimo largometraje. Sus dos mejores trabajos hasta la fecha han sido los únicos de la historia que han optado al Oscar a la mejor producción de habla no inglesa en representación de Palestina (o Territorios Palestinos), los duros y desgarradores PARADISE NOW y OMAR. En un tono menor cabe mencionar también IDOL, una propuesta más ligera y reblandecida vista por este comentarista hace un par de años.

Parece que Hollywood todavía le impone y le rebaja parte de ese nervio narrativo del que ha hecho gala en los ejemplos anteriormente citados. Aún así, se nota que es un profesional respetable, capaz de llevar aseadamente a buen puerto un proyecto de cierto presupuesto como éste, una mezcla de catástrofes, o más bien un relato de supervivencia, alternado con un romance de los de toda la vida, con la única y relativa peculiaridad de que en esta ocasión es interracial. Pero hoy en día –afortunadamente- esto ya no es novedad.

Sus mejores reclamos son dos, muy obvios ambos. El primero alude a esos imponentes paisajes nevados pertenecientes a la Columbia Británica en los que ha sido rodada y no en el supuesto o fingido Utah de la ficción.

El segundo recae en la pareja protagonista, de muchos quilates artísticos. Ella, Kate Winslet, es una actriz que no necesita presentación a estas alturas, siempre talentosa y de curvilíneo atractivo (agradezco su belleza no “rubensiana” pero alejada de modelos  anoréxicos). Él, Idris Elba, un tipo de fornida complexión que exuda humanidad.

Son, respectivamente, una fotógrafa de prensa y un neurocirujano, que se verán abocados a una situación límite tras un inicial accidente de avioneta espléndidamente filmado. El que fuera uno de los cabeza visible de la estupenda PACIFIC RIM está dando últimamente unos cuantos tumbos, pues la estrenada este mismo año LA TORRE OSCURA resultó una experiencia del todo malograda.

Esa parte central de lucha contra los elementos climatológicos, que ocupa la mayor parte del metraje, se erige en lo mejor y en lo peor a la vez. Lo mejor debido a sus escenarios naturales, a sus atractivas localizaciones. Lo peor porque las situaciones expuestas rozan lo forzado, lo artificial. Para que mejor entiendan esto último a lo que me refiero, les remito al pasaje del felino.

Pumas, cimas blanquecinas, caídas, congelación, hambre, inclemencias, frío,, se acaban erigiendo en elementos que acaban conformando su sustancia y que contribuyen a transmitir esa sensación gélida, de frialdad en todos los aspectos, que tanto echamos de menos algunos en estos tiempos de secano que nos está tocando encarar en la vida real.

A 3000 metros de altura y jornadas de 38 grados bajo cero les tocó lidiar al equipo en muchas de sus escenas.

Se ve bien, es previsible, no deja especial huella pero al menos no salgo de la sala con sensación de arrepentimiento ni mortificante (todavía me duran los nocivos efectos provocados por la insoportable MADRE!).

 

 

 

Comentarios (0)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar